Las recientes excavaciones en el centro arqueológico de Shillacoto han reiterado su importancia histórica, que supondría incluso una mayor antigüedad a la del templo de las Manos Cruzadas de Kotosh, considerada hasta no hace mucho el Templo más antiguo de América.

No obstante su valía histórica y el impacto positivo que tendría en el turismo huanuqueño su puesta en valor, Shillacoto ha soportado y sigue soportando la indolencia de autoridades y pobladores. No solo han invadido sus terrenos, sino que lo han convertido en botadero de basura y desmonte. Pero aún así ahí está para dar testimonio de su imponencia y enrostrarnos nuestro desdén.

Ahora bien, la Dirección Regional de Cultura no tiene los fondos para invertir en un proyecto de protección de la zona arqueológica, mientras llega el día y el dinero para su puesta en valor, pero la Municipalidad de Huánuco sí podría hacerlo.

El proyecto de cercado de Shillacoto con alambrado u otro material puede plantearse incluso desde el tema de seguridad ciudadana. Todo el mundo sabe que ese lugar es frecuentado por personas de malvivir. O desde la salud pública: Es un botadero de desechos.

No hay excusas para no invertir en la protección del perímetro de la reducida zona arqueológica. Ojalá la administración de José Luis Villavicencio así lo entienda y entienda la valía histórica, cultural y turística de Shillacoto.