Enterarme que nuestra atleta huanuqueña Judith Toribio se ve obligada a viajar a Junín o Puno para entrenar en una pista atlética, porque en Huánuco no existe, es realmente vergonzoso.

Parecería que nuestras autoridades todavía no se han dado cuenta que dentro de sus funciones está  promocionar el deporte, con la construcción de buenas instalaciones, debidamente implementadas, en las mejores condiciones de limpieza y seguridad, promoviendo la participación de los destacados deportistas en eventos nacionales e internacionales.

Quizás invertir en el deporte no está en la agenda pública. Incluso un ex candidato prometió que iba a construir en el terreno del Coliseo Kotosh, un “palacio del deporte”. No salió elegido y obviamente no se hizo nada.

Existe el IPD pero hasta el momento muy poco se ha visto que tenga una labor eficiente. Un ejemplo: Desde hace mucho tiempo que las instalaciones del Coliseo Kotosh ha estado en una situación calamitosa.

El año pasado, en vista que el muro frontal  estaba por colapsar, decidieron tirarlo abajo y construir uno nuevo. Todos pensamos que por fin se iba a hacer realidad un sueño largamente esperado, como el de tener un nuevo coliseo Kotosh, digno de los habitantes y deportistas huanuqueños. Nada de eso, solo se construyó el muro.

Recuerdo que hace algunos años, el Coliseo Kotosh era un local lleno de vida. Se realizaban campeonatos deportivos escolares. Participaban los colegios de toda la región. Llegaban con sus coloridos vestuarios deportivos, todos traían a su barra, era una competencia sana colmada de alegría y adrenalina. Hasta traían su banda escolar. Los gritos típicos de la euforia y silbatos, se escucha por toda la manzana.

Por las noches los clubes hacían sus entrenamientos. Los vecinos y público en general podían observar una serie de eventos deportivos. Los colegios profesionales, instituciones y empresas, solicitaban el local por las noches. Incluso se quedaban hasta después de la media noche. Había mucho ambiente de confraternidad.

Y es que el juego competitivo tiene esos beneficios. Las personas que practican deportes aprenden a ganar y a perder. No se trauman ni se desmoralizan porque se pierde un partido. Esto se aplica para la vida diaria, donde nos enfrentamos a situaciones difíciles y debemos tomar decisiones, a veces muy buenas y otras no.

El Estado gasta (no invierte) recursos económicos y logísticos en campañas de prevención de las drogas, el alcoholismo, el pandillaje, delincuencia en general. Asimismo pone más policías en las calles para hacer la labor de represión, cuando estos recursos se podrían canalizar invirtiendo en lozas multi deportivas en cada barrio, excelentes instalaciones deportivas, debidamente equipadas con atención de todo el día, incluyendo domingos y feriados.

Nuestros jóvenes, con la invasión de la tecnología, internet, tablets y celulares, cada vez desean hacer menos esfuerzo físico y deportes, y si con ello, si nuestras autoridades no invierten en dotar de instalaciones deportivas, nuestros niños y jóvenes seguirán en la inercia y proclives a caer en vicios y delincuencia.

Asimismo, se necesita del interés comunal o vecinal para movilizar a las autoridades. Se requiere que presenten propuestas para ser concertados en el presupuesto participativo. Además – y para ser justos en la crítica – es necesario que los padres y madres de familia, rompan el statu quo frente al deporte.

No se trata sólo de comentar, se trata de tomar acción y sumarse a las campañas que algunos dirigentes realicen a favor de la construcción de lozas deportivas o estadio olímpico. Como población organizada, movilizarse para exigir más presupuesto que favorezca el deporte. ¿Por qué otras ciudades si lo tienen y Huánuco no? ¿Por qué nos seguimos postergando? Tomemos acción, nuestros niños y jóvenes se lo merecen.

Judith Toribio también se merece tener más apoyo del Gobierno Regional y Local. Judith Toribio nos solidarizamos contigo y felicitamos por el último éxito que has tenido en el extranjero y por esa silenciosa y solitaria labor que realizas, para dejar bien puesto el nombre de Huánuco y el Perú.