Con su triunfo por goleada sobre la selección de Chile, los dirigidos por Ricardo Gareca inyectaron una dosis de felicidad a los peruanos hinchas del fútbol y que es compartida por todos. Y han puesto el pie en el estadio de Maracaná donde este domingo pueden consagrarse campeones de la Copa América 2019.

Lo que ha conseguido hasta ahora la selección peruana de la mano del “Tigre” es —qué duda cabe— producto de la unidad y trabajo. La unidad construye solidaridad y ésta la voluntad de sacrificio. Y con el trabajo en equipo se superan las adversidades.

Lo que está pasando con la selección peruana en la Copa América es un claro ejemplo de cómo llevar adelante un proyecto, cualquiera que sea. Siembre habrá quienes critiquen, siempre habrán tropezones, siempre habrá aciertos, pero también desaciertos. Y la autocrítica siempre debe estar presente para asumir responsabilidad y corregir los yerros.

El triunfo sobre Uruguay en la tanda de penales, la victoria sobre Chile con un contundente 3-0 no son fruto de la casualidad. La meta de la selección fue llegar a la final de la Copa América, con lo que eso implica: pelear el título.

El camino para los seleccionados no ha sido fácil, pero le han mostrado al mundo su unidad y voluntad para el trabajo y sacrificio. Así han llegado a la meta. Y nada hace imposible hacerse de la Copa. Sí, se puede.