El Sindicato Unificado de Trabajadores de la Dirección Regional de Salud está amenazando con tomar “medidas de fuerza” debido a que —afirma— las autoridades del Gobierno Regional se muestran “indiferentes” a su reclamo de que se les siga pagando el Fondo de Asistencia y Estímulo (FAE) que incrementa el monto de sus remuneraciones que oscila entre 700 y 900 soles.

A través de un comunicado, afirma que el gobernador regional, Rubén Alva; el gerente general, Gustavo Alvarado, y la gerente de Planificación y Presupuesto, Wuilda Jacha, “pretenden desconocer” el incentivo que desde el 2012 reciben como “apoyo alimentario”.

“Irremediablemente no nos queda otra alternativa que poner en conocimiento de la opinión pública que frente a esta situación nos veremos obligados a tomar medidas de fuerza porque tenemos el derecho de ser escuchados y no engañados”, concluye el comunicado.