Con un abrazo de sus máximos dirigentes, los Sindicatos Regional y Departamental de Construcción Civil aceptaron conformar un mismo frente para negociar su bolsa de trabajo con el Gobierno Regional y las empresas que ejecutan obras públicas en el departamento.

Tras varios años de enfrentamientos, ayer los dirigentes Jotwin Criollo y Américo Cárdenas del Sindicato Regional y Carlos Villarán y Horacio Cotrina del Sindicato Departamental acordaron unificarse en un solo sindicato.

Se acordó que el Sindicato Departamental pase a ser base del Regional. “Cada base se mantiene, tienen derecho a reunión y decisiones propias, pero pertenecen al Regional”, anotó Criollo.

Se llegó al acuerdo tras la intervención de la Oficina de Resolución de Conflictos del Gobierno Regional, Policía y Defensoría del Pueblo.

El unificado sindicato adelantó que solicitará al Gobierno Regional el 80 % de la cuota laboral en las obras que ejecuten por administración directa y contrato.

Sin embargo, noras antes de aceptar la unificación, los dirigentes del Sindicato Departamental acusaron a sus colegas de la Regional de enviarles amenazas por mensajes de texto y también una cruz con  la inscripción Q.E.P.D. (que en paz descanse) Cotrina, un ramo de flores y una carta amenazadora fueron dejados en la puerta del local del Sindicato Departamental la mañana del miércoles. “Un día antes hemos estado conversando y hoy aparece las amenazas, ¿de qué estamos hablando?”, cuestionó Cotrina.

Criollo respondió que se autoamenazaban para victimizarse. “Son prácticas que antes se han realizado”, anotó.