El Ministerio de Salud solo invierte el 0.1% de su presupuesto en la intervención en salud mental a pesar de que una de cada tres personas tienen problemas mentales, informó la Defensoría del Pueblo que recomendó al Ejecutivo destinar más dinero para mejorar los servicios de salud mental.

A través de un estudio a nivel nacional, la Defensoría detectó que anualmente mil personas se suicidan en el Perú por problemas mentales y para el 2020, según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio será la segunda causa de muerte en el mundo.

Hasta el 2018 existía una brecha de 50 hospitales especializados en salud mental en el Perú. “No podemos hablar del ejercicio de derecho si no se cuida a los ciudadanos y brinda servicios adecuados como en el caso de salud”, anotó la jefa de la Defensoría del Pueblo, Lizeth Yllanes Nauca.

Hasta el 2018 el Ministerio de Salud transfirió recursos a Gobiernos Regionales para implementar 25 centros de salud. En Huánuco se implementó el Centro Especializado en Amarilis.

Una de las principales recomendaciones realizadas por la Defensoría de Pueblo es que se dé acceso a la justicia a las personas que son imputables por problemas de salud mental y se implementen centros especializados para que reciban atención.

La exposición del informe de salud mental de la Defensoría también se hizo a través de señas para personas con problemas auditivos.