TINGO MARÍA – Emer Arangüez

A dos operaciones médicas fue sometido el joven padre de familia Juan Jampier Gonzales Acuña (20), tras ser golpeado —según su denuncia— por un efectivo del Escuadrón de Emergencias al momento que lo intervino por no presentar sus documentos.

El caso de aparente abuso policial ha sido reportado a la Fiscalía e Inspectoría de la Policía que ya ha solicitado información, en tanto que extrañamente está demorando la evaluación del médico legista.

Juan relató que a las 5.00 a. m.  del 10 de marzo último fue intervenido a dos cuadras de su casa por efectivos que estaban en dos patrulleros. Dijo que se negó a entregar sus documentos por considerar que su intervención “no era la adecuada” y ante su resistencia lo redujeron y pusieron boca abajo, esposaron, le dieron rodillazos y luego lo subieron al patrullero para llevarlo a la Comisaría de Tingo María. Ahí, dijo, el policía César Augusto Silva de la Cruz le siguió golpeando en la cara.

Poco después fue puesto en libertad y regresó con su hermano a su casa donde estuvo con dolores, arrojó el chocolate que bebió y se intensificaron los dolores por lo que fue llevado a la Posta Médica de donde lo derivaron al Hospital de Contingencia.

Tras los análisis, los médicos lo operaron al día siguiente: 11 de marzo, y una segunda operación le hicieron el martes último.

“Durante la operación le encontraron sangre coagulada y carne muerta junto a las paredes de su estómago”, relató Isabel Acuña Eduardo (42), madre de Juan.

Isabel y su esposo Roilang Gonzales Eduardo (53) demandaron justicia y apoyo oportuno para la curación total de Juan. Hasta el momento, el SIS está asumiendo los gastos de su curación, pero algunas medicinas que requiere no tiene el hospital y hay que comprarlas fuera.