Tras callar por varias semanas el abuso sexual que sufrió, una niña de 12 años pudo contar a sus familiares y autoridades lo que le pasó cuando caminaba del colegio a su casa ubicada en el centro poblado de San Isidro de Visag, distrito de Santa María del Valle.

La víctima que decidió callar porque había sido amenazada de muerte y porque no quería preocupar a su abuela, con quien vive desde que murió su madre, llegó ayer al Departamento de Investigación Criminal a denunciar el ultraje.

La abuela contó que se enteraron de la violación porque la esposa del violador buscó a su nieta en su colegio para intentar agredirla.

Al preguntarle porqué la mujer la acusaba de tener una relación con su esposo, la menor les contó cómo el sujeto la arrastró hacia una quebrada y abusó de ella.

Tras la denuncia, las autoridades dispusieron que la víctima sea evaluada por el médico legista y por un psicólogo, en Cámara Gesell.