El colectivo #Ni una menos volvió a convocar a una movilización nacional en contra de la violencia hacia la mujer. La jornada se cumplió el sábado y muchos salieron a las calles para expresar su protesta por las altas cifras de mujeres maltratadas o asesinadas en el país. Huánuco no ha estado ajena a esta convocatoria.

Aun cuando las penas para los agresores de mujeres se han incrementado en el país, las cifras de casos siguen en aumento, pero también porque más mujeres se atreven a denunciar a sus agresores.

La violencia contra la mujer no solo puede y debe enfrentarse desde la arista policial-judicial, sino también desde el aspecto social y psicológico. No hay que olvidar que somos una sociedad enferma por los más de 20 años de violencia política y que hasta ahora no recibe tratamiento.

El Estado aún tiene pendiente invertir en la prevención de la violencia (que  no se reduce a marchas de escolares o comités de vaso de leche u otras organizaciones sociales) con la contratación de psicológos en las instituciones educativas para evaluar a niños pero también a docentes (hay varios agresores entre ellos), centros de salud donde puedan acudir las mujeres violentadas y fortalecer las capacidades del personal policial que las atiende. Si no ampliamos la estrategia a otros sectores las cifras de mujeres agredidas seguirán en aumento.