La celebración del Día de la Canción Huanuqueña es la expresión viva de buena voluntad, sacrificio y generosidad y derroche de amor a la música huanuqueña y por ende a esta tierra.

Sin embargo, y a pesar de los años transcurridos, la celebración de esta fecha no cobra la relevancia que debiera, no trasciende, no impacta en la comunidad. Y en eso, todos tenemos cuota de responsabilidad.

Los artistas siempre están. Ahí están para poner y dejar lo mejor de su canto en el estrado. Los miembros de la Comisión Central están ahí, regalando su tiempo, haciendo esfuerzos y sacrificios. Los que no están, son la gran mayoría de huanuqueños.

La última edición de la celebración del Día de la Canción Huanuqueña ha tenido poco público en el auditorio del Instituto Superior Pedagógico Marcos Duran Martel. Muchos factores pueden haber influido, pero es necesario que se empiecen a identificarlos para que tanto esfuerzo y sacrificio no caiga en saco roto.

Hay que evitar que esta actividad desfallezca, hay que sumar más voluntades para hacer de ésta, una gran celebración.

Desde la Municipalidad de Huánuco, desde la Dirección Regional de Educación, desde la Cámara de Comercio, desde el empresariado y la sociedad civil se puede sumar para que el 2019, la celebración del Día de la Canción Huanuqueña cruce las fronteras departamentales y todos vivamos a Huánuco en sus melodías.