Tres hospitales del departamento de Huánuco presentan “ocho situaciones adversas” que afectarían su capacidad de respuesta a la emergencia sanitaria por la COVID-19, informó la Contraloría General de la República que dijo haber recomendado que implementen acciones preventivas y correctivas para asegurar la atención oportuna y especializada durante la emergencia sanitaria.

“En el Hospital Carlos Showing Ferrari y el Hospital de Contingencia Hermilio Valdizán de Huánuco se detectó la falta de implementación en la sala de aislamiento, generando el riesgo de exposición a contagio de COVID-19 a los trabajadores de salud, asimismo el personal de salud no fue vacunado contra la influenza estacional, situación que genera el riesgo de desarrollar dicha enfermedad respiratoria”, indica el reporte.

Detalla que en la sala de aislamiento no hay avisos o letreros de identificación, ni registro de las personas que ingresan a dicha sala. Tampoco había tachos con tapas accionadas por pedal y al interior de la sala no hay recipientes para descartar el material punzo cortante, generando el riesgo de exposición a contagio de COVID-19  a los trabajadores de salud.

Los auditores de Contraloría también advirtieron que en dichos hospitales no hay la vacuna contra la influenza estacional, por lo cual no ha sido vacunado el personal de salud, cabe precisar que de acuerdo con la Organización Panamericana de Salud (OPS), la vacunación es la intervención más eficaz e importante para prevenir la morbilidad y mortalidad asociada a la influencia estacional, la cual afecta la nariz, garganta, bronquios y ocasionalmente los pulmones, poniendo en riesgo la salud de los trabajadores.

HOSPITAL DE CONTINGENCIA TINGO MARÍA

Y en el Hospital de Contingencia de Tingo María, ubicado en el distrito de Luyando, provincia de Leoncio Prado, la Contraloría no encontró en funcionamiento el área de Cuidados Intensivos (UCI) en la visita realizada el 24 de abril de 2020.

El reporte indica que para esa fecha se encontraba en proceso de implementación a través del Plan de reforzamiento de los servicios de salud y contención del COVID-19.

Otras situaciones adversas detectadas son que  las dos ambulancias asignadas exclusivamente para la atención de pacientes COVID-19, no tiene Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT), ni placas.

Esta “situación genera el riesgo de no coberturar los costos del servicio de salud de las personas que las ocupan y/o transeúntes ante cualquier accidente de tránsito”, indica el organismo contralor.

BALANCE NACIONAL

Durante el período del operativo, que fue del 21 a 24 de abril, se visitaron 97 establecimientos de salud a nivel nacional de los más de 200 hospitales asignados a los casos de COVID-19, los cuales están adscritos al Ministerio de Salud (14), EsSalud (32), Fuerzas Armadas (3), Policía Nacional (2) y Gobiernos Regionales (46). Para cada hospital se emitieron los respectivos informes de control y en ellos se pudo evidenciar que:

La emergencia sanitaria ha provocado una reducción de casi 30% en la capacidad de profesionales de la salud en los establecimientos de salud visitados, es decir que, en promedio, atienden con el 74% de sus médicos, así como el 76% de sus enfermeras (os) y el 72% de sus técnicos (as).

Durante el operativo, los auditores contabilizaron un total de 656 camas en las UCI para pacientes con COVID-19, de las cuales 445 estaban ocupadas. Además se comprobó la existencia de 632 ventiladores mecánicos operativos, de los cuales 453 estaban ocupados.

Tomando en cuenta estas cifras, existen 211 camas UCI COVID libres a la fecha de la visita y 179 ventiladores mecánicos libres, por lo que hay un déficit de 32 ventiladores mecánicos para cubrir la totalidad de camas UCI COVID registradas en el operativo.

Sin embargo, también se detectó que 80 ventiladores mecánicos estaban inoperativos y cincuenta (50) de ellos está en hospitales adscritos a los Gobiernos Regionales.

Anuncio