Las amenazas de muerte en el distrito de Chinchao parecen ser moneda corriente. Los regidores Edgard Edgard Tello Tapia, Dora Domínguez Barrueta, Olgín  Aróstegui denunciaron haber sido amenazados de muerte si no entregaban dinero.

La última amenaza que recibió Olgín fue en esta semana. La cabeza cercenada de un can con una misiva le llegaron como encomienda a la Municipalidad Distrital de Chinchao en Acomayo. Horas antes había sido citado por el celular en la carretera a Panao para que entregue 50 000 soles a cambio de no atentar contra su vida ni la de sus familiares.

Afirmó que desde hace meses recibe este tipo de llamadas amenazándole de muerte y exigiéndole la entrega de dinero.

Olgín dice creer que esta última amenaza tendría el fin de intimidarlo para que no sea candidato a alcalde en las próximas elecciones con el movimiento ARI que lidera Luis Picón, cuyo nombre precisamente fue consignado como remitente de la encomienda con la cabeza cercenada del perro y una carta pidiéndole que renuncia a su cargo de regidor.

En su casa de Mayobamba, hace 15 días atrás, también dijo haber recibido dos cartas amenazadoras con el mismo pedido.

Olguin dice sospechar de que en esta última amenaza está implicado el trabajador municipal Julio Sánchez Domínguez porque negó quién dejó la falsa encomienda. La cámara de video de la Municipalidad lo registra recibiendo la encomienda de un automóvil de color rojo de una empresa de colectivos a Chinchao. “¿Por qué miente?”, se preguntó.

La regidora Dora Domínguez también dijo que recibe llamadas telefónicas a su celular pidiéndole que entregue dinero a cambio de no atacarla.

En tanto que el regidor Edgar Tello relató que el año pasado también recibió llamadas a su celular y cartas, una de ellas con bala, exigiéndole la entrega de dinero a cambio de no atentar contra él o su familia. Tras su denuncia a la Policía tiene resguardo policial.