Mientras la Municipalidad Provincial de Huánuco se toma su tiempo para modificar la Ordenanza que declara zonas rígidas las calles de la ciudad, la Cámara de Comercio e Industrias de Huánuco ha reiterado su pedido de flexibilizar el horario de las zonas rígidas para atenuar el impacto que estas han tenido en los comercios del perímetro de la Plaza de Armas, principalmente.

A menos de 9 meses de entregar el cargo, las autoridades municipales deberían entender el fracaso que ha significado pintar de amarillo casi el total de las calles del centro de la ciudad de Huánuco con el propósito de ordenar el tránsito vehicular, de manera infructuosa.

La experiencia de los casi tres años, con el trabajo de los inspectores de tránsito, debería generar una nueva ordenanza con mejor criterio, plantear nuevos modelos para ordenar el tránsito.

Las calles de la ciudad son angostas, el parque automotor va en crecimiento y el servicio de transporte público de pasajeros  también y el establecimiento de zonas rígidas impactan en el comercio local.

Así las cosas, la Municipalidad de Huánuco debería promover una mesa técnica con transportistas, empresarios, policía (pero especialista en tránsito) para encontrar puntos de equilibrio y suma de voluntades para definir el ordenamiento del tránsito de la ciudad.