Los tingaleses se han sentido indignados por un comentario de la periodista Juliana Oxenford, conductora del noticiero 90 Central del canal de televisión Latina, con sede en Lima, y hasta han realizado una marcha para pedirle que rectifique sus dichos. Ella ha respondido defendiendo su comentario, invocando el respeto a su derecho de opinar y acusando al alcalde provincial de promover la reacción tingalesa en su contra por haber sido el primero en emitir un pronunciamiento rechazando sus afirmaciones de que en Tingo María se protege a narcotraficantes y los niños trabajan en pozas de maceración de droga.

El comentario de la periodista en el contexto de un reporte en directo sobre los incidentes de violencia del último día del paro de los paperos, ha causado revuelo y más allá de seguir generando confrontación debería convertirse en una oportunidad para mostrar al resto del país y el mundo el nuevo rostro que tiene Tingo María desde hace mucho tiempo.

Los tiempos de convulsión social en la tierra de la Bella Durmiente son parte del pasado, del que ha surgido un pueblo pujante que apuesta por los cultivos alternativos, la agroindustria y el turismo de aventura. El levantamiento el estado de emergencia hace varios años en la provincia de Leoncio Prado es muestra del nuevo tiempo. Ahora este incidente puede ayudar a convocar periodistas de medios nacionales y extranjeros para mostrarles Tingo María y pasamos de la confrontación a la oportunidad.