Lleva un año y 20 días al frente de la Municipalidad Provincial de Huánuco y José Luis Villavicencio Guardia ya debe designar a su tercer gerente de Transportes, que atiende un sector tan complejo, tan informal y tan proclive a la corrupción.

El primer gerente de Transportes de la era Villavicencio ha sido el ingeniero civil Pedro Miñano Chamorro autor de la tesis “Modelación y asignación de vehículos en el centro histórico de Lima con restricciones de tráfico e impacto en la movilidad”, con la que obtuvo su maestría. Pero la estadía de Miñano ha sido corta. De enero a marzo del 2019. En su reemplazo fue designado el ingeniero industrial Jorge Escalante Soplín, cuya gestión tiene pendiente de esclarecimiento en la Fiscalía una denuncia de supuestas adulteraciones de papeletas de infracción al Reglamento Nacional de Tránsito y ha sido poco el avance en el ordenamiento del tránsito vehicular.

Ingeniero civil de profesión, el alcalde parece haber mirado hasta ahora a profesionales de su gremio para una Gerencia que es una papa caliente y que básicamente debe hacer cumplir normas municipales y nacionales, pero también proponerlas.

La Gerencia de Transportes es una papa caliente. Villavicencio podría optar por buscar a un policía en retiro con amplia experiencia en tránsito, lo que además le garantizaría una mejor coordinación con la Policía para el ordenamiento vehicular de la ciudad y para las otras áreas de este sector potenciar las subgerencias.