Dra. Amarilis Domínguez Palpa

Estos días realizamos un viaje a la capital histórica y arqueológica de américa, capital del Tawantinsuyo”: Cusco majestuoso y monumental. En fiestas patrias para celebrar donde emergió nuestra verdadera cultura ancestral. Este viaje se había postergado muchas veces y sonaba como un sentimiento de culpa por que viajamos varias veces al exterior a conocer otras culturas y esta visita estaba pendiente. Todo peruano debiera conocer primero lo suyo y eso era algo que me carcomía como una pesadilla. Ahora me siento más peruana y orgullosa de toda nuestra cultura, sin desmerecer Kotosh y toda nuestra invalorable cultura andina regional. Nuestro logo fue Kotosh y las Manos Cruzadas y nuestro lema: “Manos que enseñaron a pensar”.

UN DESARROLLO TURÍSTICO EXTRAORDINARIO

Miles de turistas del mundo visitan Cusco, la diferencia es que no todos los peruanos tenemos acceso o posibilidades de disfrutar de nuestro patrimonio y maravilla del mundo. Esto ha permitido que toda la región cuzqueña viva de los ingresos que se generan a partir del turismo. Una ciudad que cuando llegas te ofrece buen clima, seguridad, carreteras viables, circuitos turísticos a cada paso, guías respetables, sourvenirs de todo precio y calidad, mistura de alimentos, diversidad de servicios que falta tiempo para disfrutarlo. Nuestros visitantes se quedan impresionados por la maravilla de como nuestros Inkas que construyeron grandes edificaciones históricas y que en el presente se ven imposibles de realizar algo similar.

Visitamos la complejidad de Sacsayhuamán un museo de lujo al aire libre donde pudimos constatar el poder de la arquitectura lítica demostrando su fortaleza según algunos autores un lugar sagrado o un monumento del poder militar inca. Disfrutamos del valle sagrado de los incas. Ollantaytambo majestuoso por su impresionante sistema de andenería, observatorios, templos, canales de agua y almacenes de alimentos, presentando diferentes estilos en construcción. Pisac presenta la fortaleza, santuario o Templo del Sol y sus imponentes andenes. Impresionantes andenes circulares de Moray que fueron usados como centro experimental de cultivos por los diversos pisos ecológicos que presenta. Muy cerca de ello las impresionantes minas de sal de Maras que nos informan que ya fueron explotadas en tiempo de los incas. El sistema de andenes y fuentes de agua en Tipón, que nos explica en hechos el avanzado sistema de manejo de aguas y riego desde ese entonces.

Machupicchu patrimonio de la humanidad, que cuando uno arriba y observa de pronto todo el complejo se queda asombrado de tanta tecnología, arte y ciencia aplicada, nuestra mente fluye de cogniciones, nuestra sensibilidad humana expresa muchas emociones encontradas y uno quiere quedarse observando magistral paisaje cultural. Es increíble como la imaginación y las inteligencias humanas de ese entonces pudieron construir tal obra arquitectónica en concordancia con la naturaleza viva y la geografía particular.

Todo es maravilloso, pero cuando ingresamos a Koricancha, ahora ubicado como un escombro dentro del Templo y convento de Santo Domingo, nos sentimos impotentes de no saber que hacer, es que se tuvo que destruir un gran templo para imponer otra cultura y religión, con el respeto de los católicos. Se puede percibir cómo sufrieron las piedras y las construcciones al ser golpeadas y martilladas para desaparecerlas y destruir para construir casi con los mismos elementos otra cultura que pretendía dominar en ese entonces. Es allí cuando nos llega como un recuerdo lento el poema de Romualdo: “¡Querrán volarlo y no podrán volarlo… querrán romperlo y no podrán romperlo…!”

Y entre otros atractivos también están los de la época colonial, las grandiosas iglesias de Chincheros, Andahuaylillas y La Catedral, entre otras que destacan por sus monumentales obras, murales, decorados, frescos y pinturas coloniales.

LAS CALLES Y VISTA PANORÁMICA TIENEN UN MATIZ UNICO

Observamos la ciudad desde el avión, los miradores de San Blas y Sacsayhuaman, es impresionante como en su mayoría conservan el color ladrillo de sus tejados y paredes blancas. La mayoría de sus calles del centro histórico son empedradas y las fachadas conservan las piedras inkas, el barro y letreros con nombres quechuas y decorados andinos. Todo eso lo hace atractivo, una ciudad y una cultura que impresiona te da calor y ganas de quedarte más tiempo.

SU GENTE DEMUESTRA IDENTIDAD Y ORGULLO

Tuvimos la oportunidad de presenciar en el Teatro Municipal “Daniel Estrada” la obra del grupo Maguey: “Las flores de Micaela” espectacular obra teatral en el marco del programa Arte para Todos de carácter gratuito. Por otra parte, las librerías, centros superiores de estudios todos imponentes demostrando símbolos y temáticas de su cultura.

Todos trabajan y producen, se evidencia abundancia de alimentos, servicios y otros, muestras de todo tipo, vida cultural permanente, cafés tradicionales, es realmente grandioso por lo que todo cuzqueño se siente orgulloso y muy servicial.

LOS MAESTROS CUZQUEÑOS UN EJEMPLO DE VALENTÍA Y CORAJE

Nuestra visita coincidía con el paro nacional del magisterio, observamos como los maestros cuzqueños son ejemplo de coraje, unidad y fortaleza en sus reclamos sindicales. Fueron los primeros en liderar estos justos reclamos. Cada día la plaza era un colorido de pancartas, banderolas, lemas, arengas, turistas extranjeros sorprendidos por la problemática conversando y escuchando el debate de los maestros. Un espacio de la plaza para publicar sus pensamientos y acuerdos. Cómo puede haber tanta injustica en nuestro país, un país tan rico y con tanta pobreza económica, desigualdad en remuneraciones, permitiendo que sus maestros se humillen para hacer respetar sus derechos.

Todo viaje es un aprendizaje, gracias a la vida y al trabajo que nos permite conocer lugares maravillosos, en adelante nos queda seguir trabajando por revalorar nuestra cultura que nos hace grandes y da mayor fortaleza humana y sapiencia. Gracias milenario Cusco por tu cariño y gran recepción. Entonamos su himno glorioso: “Cusco es tu nombre sagrado/ como el sol del incario inmortal/ todo el mundo te lleva en el pecho/ como canto y bandera triunfal”