Las confrontaciones entre el Ejecutivo y el Congreso han llevado al país a una crisis política que tiene como consecuencia —hasta ahora— la disolución del Congreso de la República y la autoexclusión de la vicepresidenta de la República, Mercedes Araoz, del gobierno.

Las diferencias entre el presidente de la República, Martín Vizcarra, y Mercedes Araoz, han sido públicas y más notorias luego de que el primero anunciara, en su discurso por 28 de julio, su propuesta de adelanto de elecciones. Lo que pasó después es historia conocida.

Pues bien, salvando las diferencias, en el Gobierno Regional de Huánuco se vive una versión propia de crisis política. Gobernador y vicegobernador andan enfrentados desde el primer día de gestión.

Las últimas escaramuzas de este enfrentamiento se han dado en el marco del proyecto de ampliar a cuatro carriles la carretera Central entre Huancachupa (Pillco Marca) y La Esperanza (Amarilis) para descongestionar el tráfico vehicular. Erasmo asegura que se “vende humo” con dicho proyecto y Alvarado insiste en que no hay marcha atrás con el proyecto.

¿Cómo acabará el conflicto de Juan Alvarado y Erasmo Fernández? El tiempo lo dirá. Pero lo cierto y seguro es que no le hace bien a la gestión, distrae tiempo y esfuerzo que deben usarse para hacer eficiente el gobierno.