El equipo femenino del León de Huánuco tiene un difícil compromiso este domingo en la ciudad de Huancayo donde enfrentará a Ramiro Villaverde por el duelo de ida que será determinante para su clasificación a la etapa nacional de la Copa Perú organizada por la Federación Peruana de Fútbol.

Las leonas viajan con esperanza, quieren lograr un buen resultado frente a la actual subcampeón nacional, para recibirlas el miércoles con más tranquilidad por su clasificación a la etapa nacional de la Copa Perú.

“Las chicas están motivadas, iremos por un buen resultado, será muy difícil porque es un equipo muy fuerte, pero confío en el talento de todas mis compañeras, viajaremos y lucharemos hasta el final por conseguir un buen resultado que nos permita volver con tranquilidad, no será fácil pero tampoco será imposible”, aseguró la capitán del equipo Sheila Espinoza.

Lo que les sobra a las huanuqueñas es garra y corazón, la ilusión de llegar a la etapa nacional los motiva mucho más, a pesar de que el equipo no pasa por buenos momentos económicamente hablando, pero eso no los amilana.

Será un compromiso muy duro, jugar en Huancayo, allá juega todo, la altura, su hinchada, sus delegados, hasta sus árbitros porque allá son muy regionalistas. La ‘Fiera’ deberá enfrentar todo eso por un buen resultado que les permita regresar con más tranquilidad y asegurar su pase a la etapa nacional de este torneo.

Según afirmó su representante Rubén Arizola, el equipo no recibe el apoyo. “La única empresa que nos apoya incondicionalmente es confecciones Castle, quienes no solo nos pusieron las camisetas, sino también nos apoya en algo de los pasajes, pero el gasto es mucho más, necesitamos hospedaje y comida para las chicas. Estamos disputando una clasificación a la etapa nacional de un torneo oficial organizado por la Federación Peruana de Fútbol, ojalá podamos recibir apoyo de algún amante del deporte”, refirió.

El duelo de vuelta será el miércoles en el estadio Heraclio Tapia, todavía no se conoce el horario porque están luchando para que el duelo sea de noche, porque la mayoría de las futbolistas trabajan y estudian.