Los alumnos de la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado recibieron una charla sobre los horrores del accionar terrorista en nuestro país, como parte de la campaña “Terrorismo nunca más” que promueve el Congreso de la República en las instituciones educativas del país.

“El objetivo es que los jóvenes sepan que el terrorismo hizo mucho daño a nuestro país asesinando a personas y generando caos”, manifestó Vanesa Quiroga, quien fue la niña símbolo del atentado terrorista en la calle Tarata de Miraflores, Lima en 1992, y que significó una nueva mirada del Gobierno sobre el accionar terrorista.

Ella  llegó a la ciudad de Huánuco para contar su dolorosa experiencia a causa del grupo terrorista Sendero Luminoso.

El 16 de julio de 1992 en la calle Tarata, Miraflores explotaron dos coches bomba colocados por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Vanesa con 5 años en aquel entonces fue una de las sobrevivientes del atentado, aunque perdió una pierna.

“No podemos volver atrás, es por eso necesario que los jóvenes de hoy comprendan que ese pensamiento [terrorista] no nos conducirá a un camino de paz”, agregó.