Una vez más se reporta la deplorable situación en la que se encuentra el sistema de videovigilancia de Amarilis que entró en funcionamiento en la gestión de Rubén Alva, se malogró en esta misma gestión que se fue sin repararlo y sin transferirlo a la Municipalidad Distrital de Amarilis a pesar de los reiterados pedidos de las entonces autoridades ediles de dicho distrito.

El proyecto que se inició en la gestión de Luis Picón y acabó en la de Rubén Alva demandó más de 6 millones de soles y sin embargo está camino a ser obsoleto si es que no se invierte en ponerlo operativo para que contribuya a la seguridad de la población, como fue su fin.

Corresponde al Gobierno Regional un sinceramiento con relación a dicho proyecto. ¿Por qué sus continuos desperfectos?, ¿Por qué la demora en su reparación?, ¿Por qué hasta ahora no se transfiere el proyecto a la Municipalidad de Amarilis?

Ahora bien, toda esta mala experiencia que se registra en Amarilis y Pillco Marca con el sistema de videovigilancia debe servir de alerta para los alcaldes de Leoncio Prado y Huánuco donde el Gobierno Regional también ejecuta proyectos similares.

Lo que debe ser una herramienta en la lucha contra la delincuencia, hoy es un dolor de cabeza y la situación en la que se encuentra solo sirve para acrecentar las decepciones del ciudadano en el combate contra la delincuencia.