Para hoy se ha anunciado la llegada de la ministra de Educación a Huánuco, Flor Pablo, para cumplir una agenda con el gobernador regional que incluye la inauguración de una institución educativa en la provincia de Huamalíes. Pero además, la llegada de la alta funcionaria resulta oportuna para poner en su agenda el conflicto que vive la Universidad Nacional Daniel Alomía Robles y encontrarle una solución.

Desde hace una semana un grupo de estudiantes se ha declarado en huelga exigiendo el cambio, por segunda vez consecutiva, de los miembros de la Comisión Organizadora, cuya principal misión es adecuar el Instituto Superior de Música en Universidad. Los docentes nombrados de la novel universidad han respaldado la huelga de los estudiantes planteando también sus críticas a los miembros de la Comisión Reorganizadora y proponiendo que los reemplazantes sean los propuestos por ellos.

Mientras no termina el proceso de adecuación a universidad, el Daniel Alomía Robles sigue adscrito al Ministerio de Educación que es quien designa a los miembros de la Comisión Reorganizadora.

Los conflictos internos de la Comisión presidida por Daniel Morgade, sumados a la protesta de estudiantes y docentes hace imposible la continuidad de los tres y la ministra Pablo debería tomar nota para la renovación con profesionales que conozcan de gestión y música, para que la Undar sea universidad sin renunciar a su esencia.