El presidente Martín Vizcarra anunció ayer que el Poder Ejecutivo conformará una comisión para reformar el Poder Judicial, la cual estará integrada por un equipo de reconocidos expertos en la materia por su trayectoria y su ética personal y profesional.

En un pronunciamiento público emitido en Palacio de Gobierno, el Jefe del Estado precisó que esta comisión deberá diseñar un proyecto de reforma, el cual presentará personalmente cuando acuda el próximo 28 de julio al Congreso de la República para emitir su Mensaje a la Nación.

“No hay tiempo que perder y estamos actuando con rapidez y seriedad para generar cambios que el Perú reclama”, manifestó.

El mandatario refirió que los graves hechos conocidos en los últimos días y que involucran a magistrados del Poder Judicial y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) revelan el “enorme grado de inmoralidad” con el que actúan quienes están llamados a administrar justicia.

Muestra también, añadió, la existencia de “mecanismos, prácticas y vicios” que pervierten y contaminan la administración judicial, los cuales deben ser erradicados.

“No podemos esperar más”, manifestó.

Sostuvo que todas las medidas dispuestas para solucionar este problema resultarán insuficientes para dar solución al problema de fondo, si se mantienen las mismas redes y prácticas que corrompen y envilecen a la administración judicial.

FUERA DE LA SALA

Por otro lado, el titular del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, dispuso el retiro del juez supremo César Hinostroza Pariachi de la presidencia de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, que será desactivada el 31 de julio.

La resolución del PJ precisó que Hinostroza Pariachi, involucrado en graves denuncias de presunto tráfico de influencias, tras la divulgación de unos audios, ya no presidirá dicha sala, la cual, quedará bajo la conducción del juez supremo, Aldo Figueroa Navarro.

Sin embargo, Hinostroza seguirá siendo miembro de la Sala Constitucional y Social Permanente.

También informó que el cuestionado juez supremo tomó vacaciones desde el 11 de julio y por un lapso de 30 días. Ante esta situación, el PJ dispuso su reemplazo hasta que dure su periodo vacacional, responsabilidad que recayó en la magistrada Silva Rueda Fernandez.