Llegó el año electoral y ¡oh! coincidencia han empezado a proliferar las invasiones de terrenos en la provincia de Huánuco, como ocurrió en las Elecciones Municipales y Regionales del año 2014.

En lo que va del año se han producido al menos tres sonadas invasiones y de predios de considerable extensión. La primera (y por enésima vez) fue la invasión de los terrenos del fundo San Roque; el segundo, terrenos de Cabrito Pampa y recientemente los de la Pedroza en las alturas de La Esperanza. Afortunadamente en los tres casos ya han sido desalojados o se han retirado ante la presencia policial.

Es sintomático que las invasiones surjan  en campaña electoral, pero no es casualidad. En política no hay casualidades. Hay que tener presente que los invasores son votos y los candidatos necesitan votos para llegar al poder. Y la promesa de entregarle su título de propiedad, asegura el voto del invasor.

Cuanto más grande el terreno, más invasores, entonces más votos. La fórmula perfecta.

¿Qué político o políticos están detrás de las invasiones? El Ministerio Público debería incidir en investigar las tres últimas invasiones para dar con sus promotores. No hacerlo es alentar el despojo de la propiedad privada por parte de inescrupulosos. La inacción también los hace cómplices.