Josué Canchari de la Cruz

NUESTRA CRUDA REALIDAD

Quién no ha tenido un desencuentro desagradable y frustrante de encontrarse con la basura en las calles de nuestro Huánuco querido y sus alrededores. Para algunas personas se ha convertido algo crónico el hecho de “convivir” con la basura, digo porque a diario transitan por el lugar. Este hecho de observar y convivir con la basura en las calles, genera aspectos negativos en la calidad de vida de las personas.

En la actualidad, la basura se está convirtiendo en un problema serio a nivel mundial, muchos países están preocupados por controlarlas, pero a la fecha la gran mayoría no encuentra la fórmula. Los países con baja cultura ambiental son los que tienen mayor problema en el control de sus residuos sólidos.

Todos sabemos que la municipalidad es el responsable del recojo de la basura, para ello establece los horarios y los días; sin embargo, se observa a diario que las personas arrojan y dejan su basura en lugares no permitidos, a eso se suman otras personas que reciclan, quienes lo abren y finalmente los perros callejeros que terminan regando la basura en las calles, de esta manera se genera un foco altamente contaminante, atentando contra la salud de las personas que transitan y viven en el lugar.

¿SE PUEDE CAMBIAR A LAS PERSONAS?

El Estado busca diversos mecanismos para evitar que arrojen la basura en vías públicas, creando para ello la multa; sin embargo, algunos malos pobladores se burlan de esta medida. Otras municipalidades tal es el caso del Distrito Metropolitano de Amarilis, implementó un mecanismo de control para aquellos vecinos que arrojan en las calles, quienes son publicados y conducidos a la Fiscalía de Medio Ambiente, lo cual es digno de saludar por la medida adoptada.

Desde mi mirada, el cambio sostenible debe darse desde la educación inicial, son los niños y niñas que asimilan, interiorizan y sensibilizan mucho más rápido sobre el cuidado del medio ambiente y son ellos capaces de educar a sus padres.

En una oportunidad sentí vergüenza al ver que un docente universitario arrojaba el papel higiénico por la venta del colectivo después de utilizar. Situaciones como ésta se observa a diario en las calles, en los establecimientos comerciales, en la casa, etc.

En una pasantía realizada a la Comunidad de Chinchayparaq, fue gratificante observar que los pobladores manejaban muy bien los residuos sólidos, un envase para los orgánicos, inorgánicos y contaban con su micro relleno sanitario, realmente viven mejor que en la ciudad en armonía con la naturaleza. Este proyecto fue ejecutado por las ONG Islas de Paz Perú conjuntamente con la Municipalidad Distrital de San Francisco de Cayrán. Entonces, se puede decir que una persona sí puede cambiar, sólo se requiere la sensibilización sobre el cuidado del medio ambiente.

¿Y EN OTROS PAÍSES?

Seguramente te preguntaste cómo es el manejo de residuos sólidos en otros países. A veces pensamos que en los países desarrollados no existen basuras tiradas en el piso, sin embargo si existe, generados básicamente por los inmigrantes.

Particularmente en Bélgica, la municipalidad hace el recojo de los residuos sólidos previamente separados (orgánicos e inorgánicos), los tachos de basura tienen incorporado un medidor de kilogramos lo cual es computado cada vez que se recoge y es cobrado a los pobladores en forma anual de acuerdo a la cantidad que generó. Esta medida de cierta manera hace que reflexione el ciudadano para que disminuya o evite en generar los residuos sólidos. A parte de ello, la municipalidad no hace el recojo de los residuos reciclables (fierros, vidrios, etc), éstos deben ser llevados por cada persona a una planta de reciclaje, pero a cambio no recibe dinero como lo es en nuestro país, se entiende que la planta recicladora le hace el favor de recibir sus “basuras” que no le sirven.

Quizá estemos a unos 300 años de la civilización de algunos países europeos, básicamente Bélgica, pero ya podemos intentar de copiar los modelos que se aplican y tienen éxito, que previamente sebe ser sensibilizado la población y adoptado de acuerdo a nuestra realidad.

«A nivel mundial, EE.UU genera la mayor cantidad de basura y en América,Guatemala es el país que genera menor cantidad de basura»Banco Mundial