Huanuqueño lidera investigación sobre vacuna contra el coronavirus en Perú

Tres científicos huanuqueños encabezan el grupo de investigadores peruanos que espera tener para el próximo año la vacuna para combatir el coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19

En esta carrera mundial para hallar la vacuna para frenar la pandemia están China, Estados Unidos, Israel, Alemania, Suecia, Brasil y también Perú, entre otros países,

“Son muchos los laboratorios de vanguardia que pugnan por ser el primero en anunciar una vacuna efectiva contra la pandemia, pero en Perú no quieren quedarse atrás”, indica un cable de la española agencia de noticias EFE.

En efecto, la empresa Farvet y la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) se han unido para dar con la vacuna que está matando a miles de personas en el mundo.

Farvet ha diseñado anteriormente vacunas contra otros tipos de coronavirus en la industria avícola, y la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), es la de mayor prestigio de Perú en el campo de la medicina”, anota EFE.

“Es una carrera contrarreloj”, ha dicho Manolo Fernández Díaz, director ejecutivo de Farvet, en declaraciones a dicha agencia.

Nacido en Huánuco hace 72 años, Manolo Fernández es hijo de doña Mercedes Díaz Laos, recordada profesora del colegio Nuestra Señora de las Mercedes, un reconocido investigador nacional e internacional y conferencista sobre el coronavirus en diferentes partes del mundo, dijeron sus amigos a este Diario.

Ahora Manolo espera acortar los plazos del desarrollo de la vacuna gracias al conocimiento de su laboratorio en el comportamiento de los coronavirus en las aves.

“Hay laboratorios que ya tienen mucho más avance y va a ser casi imposible adelantarles, pero cada laboratorio está haciendo un modelo diferente. Es muy bueno que existan todas estas alternativas. Veremos cuáles funcionan mejor”, añadió.

ESTRATEGIA EXITOSA EN AVES

EFE relata que el método elegido por Farvet y la UPCH es el mismo que ha resultado exitoso en otros tipos de coronavirus que causan neumonías en aves y consiste en sintetizar y producir proteínas llamadas Spike S1 que impide al virus adherirse a los receptores de la membrana de la célula y, por lo tanto, ingresar en ella para replicarse en el interior.

“Esas proteínas van a generar anticuerpos contra el receptor viral y cuando el virus quiera ingresar a la célula va a estar bloqueado por estos anticuerpos”, precisó Fernández que lidera un equipo de quince especialistas entre biólogos moleculares, bioquímicas y asesores extranjeros en su laboratorio en Chincha, Ica.

En un plazo de 60 días confían tener sintetizado y probado el núcleo de la proteína, lista para ser testada en animales y luego, posteriormente, en humanos, indica el reporte.

“El diseño de la proteína se ha realizado en base a las distintas secuencias del genoma del virus SARS-CoV-2, entre ellas una de Perú de una cepa aislada por el Instituto Nacional de Salud (INS)”, precisa EFE.

Esa secuencia fue compartida por el INS para la comunidad científica mundial en la base de datos de la Internacional Global Initiative on Sharing All Influenza Data (GISAID), con el objetivo de compararla con otras y poder diseñar vacunas más efectivas.

EL VIRUS ESTÁ MUTANDO

En ese sentido, el jefe del Laboratorio de Bioinformática y Biología Molecular de la UPCH, Mirko Zimic, explicó que la cepa peruana es casi idéntica a la aislada en España, pero presenta una pequeña mutación en el segmento del Spike S1 que ya ha sido incorporada al diseño informático de la proteína.

“Primero se hacen diseños bioinformáticos, luego se pide a una compañía biotecnológica que produzca un baculovirus con un injerto del gen de nuestro interés en su genoma, y ahí cargamos la secuencia que queremos que se produzca para la vacuna. Ese baculovirus se cultiva en células de insecto y estas producen el antígeno””, detalló Zimic.

El mayor obstáculo será producir la proteína en gran cantidad y para ello necesitan nuevos purificadores, por lo que han participado en el concurso de proyectos especiales de respuesta contra el Covid-19 organizado por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec).

El organismo estatal anunció que recibió unas 600 propuestas que concursan por recibir S/ 5 millones (US$ 1.5 millones) para financiar los proyectos.

CUESTIÓN DE AUTOSUFICIENCIA NACIONAL

Para Zimic, lo más complicado después de lograr las pruebas en roedores, primates y humanos será elaborar rápidamente una patente y que una compañía farmacéutica apueste por ella.

“No tenemos certeza de que la vacuna sea aprobada para su uso, pero queremos dejar un precedente de que un país como Perú puede atreverse a hacer su vacuna, con el propósito de que algún día haya aquí una planta de producción de vacunas de distintos tipos para abastecer a toda la población sin depender de lotes de afuera”, indicó Zimic a EFE.

“En el caso del covid-19, cada país tiene que buscar su autonomía y seguridad para su población porque no sabemos cómo serán los lotes de vacunas. Tampoco sabemos si el virus tendrá una tasa de mutación tan alta que infecte de manera múltiple a una persona en cortos tiempos. En ese es escenario deberías, como país, tener la capacidad de generar vacunas rápidamente”, concluyó.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *