Asesinan a dueño de aserradero y a su amigo en Puerto Inca

Criminales quemaron camionetas y tráiler

Policías de Homicidios del Frente Policial Puerto Inca investigan el móvil del doble crimen perpetrado en un aserradero ubicado a 5 kilómetros de la carretera Fernando Belaúnde Terry en la jurisdicción del distrito y provincia de Puerto Inca. Las víctimas mortales fueron identificadas como  Miguel Humberto Castro Alcalde (55) y Novak Mirko Vukicevic Rubio (57).

El atentado en el que otras dos personas resultaron heridas y tres vehículos fueron quemados ocurrió al promediar las 10 de la mañana del domingo último, en momentos que los amigos junto a varios trabajadores cargaban madera.

Miguel Humberto Castro Alcalde y Novak Mirko Vukicevic Rubio.

Policías de Carreteras de Von Humbolt que patrullaban cerca del lugar fueron alertados de un posible enfrentamiento y al llegar encontraron vehículos quemados y a los choferes de los tráiler Luis Koell Morales (32) y Gustavo Rodríguez Casas (70) con lesiones en el rostro y antebrazo, respectivamente. Ambos fueron llevados a la posta de El Porvenir, ubicado en el caserío del mismo nombre, en Puerto Inca.

Las camionetas de placa M2K-755 y placa C1L-414 estaban carbonizadas, mientras que el tráiler de placa W3 U858 estaba quemándose y otro estaba intacto.

Se conoció que otras cinco personas que trabajaban levantando madera salvaron del ataque en el que los delincuentes usaron hasta granada de guerra, además de desatar una balacera.

Durante el levantamiento de los cadáveres, policías del Departamento de Investigación Criminal de Puerto Inca encontraron a Miguel Castro en la cabina del tráiler incendiado. Gran parte de su cuerpo estaba calcinado, indicaron fuentes policiales.

Mientras que su amigo Novak Vukicevik, según uno de los testigos, fue asesinado a balazos cuando escapaba hacia el monte. Una de las balas ingresó a la altura del omóplato, según se supo.

Los testigos dijeron a las autoridades que un grupo de sujetos llegaron al lugar portando armas de fuego y granadas de guerra que lanzaron a los vehículos para enseguida atacarlos a balazos.

En la escena del crimen, los policías hallaron 4 casquillos, 5 balas sin disparar y una espoleta de granada.

Uno de los trabajadores dijo haber sido contratado, junto a otras cuatro personas, por el fallecido Miguel Castro quien es dueño de un aserradero en la ciudad de Oxapampa (Pasco).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *