Pareja detenida por crimen de discapacitado

Augusto Gil Pérez Yacha y Delfina Simón Echevarría fueron capturados  anoche durante un operativo simultáneo ejecutado por efectivos de la División de Investigación Criminal y fiscales de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa. Ambos son acusados de causar la muerte de Marcial Ponce Eduardo el 12 de mayo en la localidad de Villasol, distrito de Chinchao, Huánuco.

A más de dos mes de ocurrido el asesinato, la Fiscalía consiguió que un juez autorice la detención preliminar por 72 horas de los esposos Pérez Simón.

Durante las primeras investigaciones los policías y fiscales obtuvieron indicios de que dicha pareja habría perpetrado el crimen por un lío de terrenos.

Las pistas hacia ellos comenzaron a aparecer con el hallazgo del cadáver del campesino de 61 años en el río Huallaga en la jurisdicción del poblado Huanacaure en el distrito de Pillao. Pobladores de esa zona avistaron el 19 de junio el cuerpo atascado entre enormes rocas a orillas del río que había bajado su caudal.

«Policías de la Divincri obtuvieron el testimonio de un poblador quien afirmó que la soga que tenía Marcial en el cuello era similar a la que vio en la casa de los esposos Pérez Simón»

Cuando llegaron los policías y el fiscal para levantar el cadáver, empezaron a recoger las evidencias sobre la forma y circunstancias en las que habría fallecido el varón que padecía de una discapacidad.

Marcial tenía en el cuello una soga y un torniquete en la parte posterior con el que lo estrangularon. Luego de conseguir su muerte el cuerpo habría sido arrojado a las entonces turbulentas aguas del río Huallaga.

Manchas de sangre de Marcial se hallaron en su cuarto.

Tres días después los familiares de Marcial llegaron a su casa llevándole víveres para que pueda afrontar el aislamiento social por la covid-19 y fue cuando encontraron manchas de sangre en la vivienda, pero él no estaba. Su búsqueda por varios días fue infructuosa.

Presumiendo que fue asesinado denunciaron su desaparición en la Comisaría de Acomayo y luego el caso pasó a la Sección de Homicidios de la División Investigación Criminal con sede en Huánuco.

Los policías de la Divincri obtuvieron el testimonio de un poblador quien afirmó que la soga que tenía Marcial en el cuello era similar a la que vio en la casa de los esposos Pérez Simón y que eran vecinos de la víctima.

Con esa información ahondaron las pesquisas y descubrieron que dicha pareja había tenido problemas con Marcial por un terreno que éste les habría vendido.

Pero además, durante la inspección de la casa de los esposos los policías hallaron una soguilla similar a la que se empleó para matar a Marcial.

Con estos y otros elementos más, la fiscal Aleacib Solís Barrueta tramitó ante el juzgado de turno la orden de detención preliminar y allanamiento de los domicilios de Augusto Pérez y Delfina Echevarría.

Con la orden emitida por el juez Ángel Gómez, los policías y fiscal montaron un operativo simultáneo en Acomayo y Huánuco.

En la localidad de Villasol, Acomayo, capital del distrito de Chinchao, fue capturado anoche Augusto, mientras que su esposa fue detenida en su vivienda en la urbanización Los Portales en Huánuco.

Al cierre de este reporte los esposos eran sometidos a diligencias como parte de las investigaciones para esclarecer su participación o no en dicho asesinato.

En el plazo de 72 horas la fiscal deberá decidir si solicita o no audiencia de prisión preventiva para ambos.

Si lo solicita, el juez fijará la fecha y hora de la audiencia para que la fiscal sustente su pedido y los abogados de los esposos expongan sus argumentos de defensa.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *