Empresas y negocios en tiempo de pandemia

Josué Canchari de la Cruz
Docente Fac. de Ciencias Contables y Financieras – Unheval

Por primera vez en la historia de nuestro país se dio una emergencia sanitaria con cuarentena, que definitivamente marca un antes y un después en nuestras vidas. Algunos especialistas lo llaman año negro, debido a que muchas empresas quebraron. Pero, del mismo modo se puede considerar como un año de oportunidad frente a esta desgracia, ya que algunas empresas lo vieron como una oportunidad de negocio.

El impacto de la cuarentena en los negocios fue marcado de dos maneras: uno negativo, debido al cierre de empresas por falta de ventas y como consecuencia el despido de muchos trabajadores, incrementando la tasa de desempleo a 9 % en nuestro país; y otro, positivo, en lo referente a que algunas empresas que estaban por cerrar se reinventaron, cambiaron de giro, otros vieron esta la oportunidad para emprender en este nuevo modo de vivir. Esta pandemia hizo que algunas empresas estén luchando por sobrevivir y habituarse a las nuevas exigencias que cambiaron bruscamente, que no dio aviso para prepararse con anticipación.

EMPRESAS QUE SE REINVENTARON

Para poder sobrevivir en esta pandemia, que ya cobró la vida de muchas empresas y personas, las empresas también ven la forma de seguir generando ingresos, por ello se reinventaron. Tal es así que vemos empresas como hoteles que ahora venden comida, discotecas vendiendo pollo a la brasa, cadenas de tiendas como de calzados vendiendo insumos gastronómicos y alimentos, pastelerías vendiendo productos de primera necesidad. Para comercializar utilizan sus páginas web, Facebook, WhatsApp, lo que indica que el negocio electrónico se ha posicionado aún más en esta época de pandemia.

«El 2020 será considerado como un año negro, un año de quiebre de empresas; pero también un año de oportunidades para otras empresas»

MEDIO DE PAGO

Quizá le pasó que cuando deseaba pagar una compra de un bien o servicio, la empresa le solicitaba hacer el pago en efectivo y si lo hacía con su tarjeta le cobraba un 5 % adicional. Ahora estas empresas que están sobreviviendo cambiaron esta forma pensar de cobrar un adicional. Por la seguridad, por la rapidez y sobre todo por la comodidad del cliente, ahora para seguir sobreviviendo las empresas aceptan el pago electrónico sin recargo alguno.

La pandemia trajo muchos cambios negativos y positivos y uno de los tantos positivos es el impulso del pago electrónico, que desde la comodidad de su hogar lo puede hacer y ahora muchas empresas lo están implementando.

La tendencia del uso del dinero está cambiando desde ya hace algunos años. Cada vez más personas utilizan sus tarjetas, el dinero se está convirtiendo en “plástico”, ya está pasando a la historia eso de llevar billetes en la billetera. En los pequeños negocios aun es difícil implementar el pago electrónico, por diversos factores, entre ellos el desconocimiento, informalidad, etc., sin embargo, no debe ser una dificultad en ese mundo de modernidad donde todo evoluciona con mucha rapidez.

Recuerdo que hace 3 años, en el tren que nos traía de regreso a Bruselas, un joven ambulante de origen neerlandés (Holanda) muy llamativo por su cabellera sujetada de colores verde y naranja, abordó el tren y de su mochila sacó las golosinas y de inmediato los viajeros le compraron; pero lo curioso es que los clientes pagaron con su tarjeta mediante la máquina POS que tenía el negociante.

LOS NEGOCIOS POR INTERNET

Las compras por internet han repuntado en estos meses de emergencia sanitaria, dando mayor fuerza al comercio electrónico.

El peruano es conocido por su habilidad, es por ello que frente a esta pandemia no se quedó con los brazos cruzados. La necesidad los obligó a buscar fuentes de ingreso. Es así que algunos apoyados por la red social, página web, empezaron a ofrecer lo que producían, lo que comercializaban y sus servicios. En esta pandemia nacen muchos pequeños negocios electrónicos, algunos formales y otro grupo importante, informales; pero todos mejorando el servicio en favor del consumidor con el llamado “delivery”, lo que hace que las personas esperen en sus viviendas el servicio o el bien, reduciendo de esta manera la posibilidad de contagiarse del temido virus.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *