Que la justicia llegue

Frustración e indignación vivieron (aún lo viven algunos) los peruanos que vieron el partido protagonizado por las selecciones de Perú y Brasil por las Eliminatorias al Mundial Qatar 2021. Y todo porque el chileno Julio Bascuñán dejó de ser el árbitro del partido para convertirse en el aliado del cuadro brasilero e inclinar la cancha a su favor.

De la emoción y esperanza que engendraba la buena actuación del combinado nacional frente a la millonaria escuadra Brasilera capitaneada por la estrella mundial del fútbol Neymar, pasamos a la frustración e indignación con las decisiones del réferi favoreciendo al equipo contrario.

En redes sociales circula una petición pública para que se le retire la licencia al referido árbitro de nacionalidad chilena. En 12 horas la petición publicada en la plataforma change.org llevaba 225 000 adhesiones.

Ahora bien. Esta mala experiencia de un juez inclinando el campo de juego a favor de uno de los dos equipos, debería también hacernos reflexionar sobre lo vital que resulta tener buenos jueces, conocedores de las normas, justos y probos no solo en el deporte, sino también en los tribunales.

La justicia es vital para el desarrollo de las personas, para el desarrollo del deporte, para el progreso de los pueblos, para la paz social.

En Puerto Inca la comunidad nativa Unipacuyacu espera justicia para su líder asesinado por invasores de sus tierras. Que la justicia llegue.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *