Propuesta (inicial) de candidatos

Andrés Jara Maylle

1.

Me imagino que en estos días los oportunistas de última hora, los dueños, “los líderes connotados” o los mandamases de las muchas agrupaciones políticas que, a decir verdad, abundan en este valle del señor, deben andar con la cabeza hinchada tratando de armar la “lista perfecta” que los lleve a ese objetivo tan grandemente anhelado: el congreso de miseria en este país de miserias.

Me imagino que, reunidos en algún local institucional, en un antro, en una covacha, o simplemente en la casa de alguien, un grupo de estos ilustrados señores estarán conspirando, secreteando y decidiendo quién irá con el número uno, el dos o el tres, teniendo en cuenta que las elecciones internas sencillamente son una farsa, un embeleco, una pura formalidad.

Advirtiendo que en todo acto siempre hay honorables, honrosas y aunque muy pocas excepciones, me imagino que en la mayoría de estas agrupaciones estarán evaluando el monto por derecho de participación o, tal vez, cuánto “aportará” el número uno, cuánto el dos y cuánto el tres, para que, según esa inevitable tarifa, los rostros rejuvenecidos de los futuros candidatos aparezcan, por fin, en un recuadro de la propaganda electoral.

Por su lado, y más activos que nunca, estarán los saltimbanquis, los equilibristas, los expertos saltando garrocha; los candidatos todo terreno (o mejor, todo partido). Estarán evaluando qué posibilidades tienen en la agrupación tal, en la alianza tal por cual, o en el partido ese que promete y nunca cumple.

Deben andar más activos que nunca, pues ellos saben que en un simple descuido pueden ser palanqueados por otro precandidato más ambicioso, más intrigante y calculador. Pueden ser defenestrados por uno que llegue con la billetera gorda y bien apertrechada, aunque tenga el cerebro anémico y desnutrido. Total, los “dirigentes” siempre preferirán los bolsillos hondos del futuro candidato.

No sería una mala idea, ahora que estamos huérfanos de buenos representantes, convocar a la erudición y la valentía de Pedro Infante, Perú Campeón, del Loco Llanqui o de Huevo
Pogla… piensen seriamente en convocar la experiencia, la
constancia y el amor comprobado hacia esta tierra, nada menos que de mujeres preclaras como la Shogoshina, la Virgicha, la Cinco Lucas y hasta la Runtuca.

2.

Como una forma de abreviar el arduo trabajo que deben estar realizando en extenuantes reuniones, aquelarres y cónclaves de última hora esos dirigentes de pacotilla, nosotros queremos proponer algunos nombres de preclaros huanuqueños que bien podrían hacer un trabajo infinitamente mejor que esas muchas nulidades que en los últimos cuarenta años (desde de recuperamos la democracia) nos han representado, con harta pena, poca gloria y mucha vergüenza, en ese pozo séptico llamado congreso de la república.

Pen Pen y Huashao, ciudadanos honorables, podrían ser un buen jale para el grupo urrestista que está lleno de advenedizos. Él le daría prestigio y prestancia a esa vaga agrupación que, presumo, no sabe cuál es su norte.

Ahora que es inevitable la cuota de género, y habiéndonos decepcionado las muchas mujeres que nos han honrado con su representación hasta el momento, sería bueno que los partidos políticos, tal vez la estrella, la lampa, el trencito, la florcita, el mapa y otros con símbolos inequívocos, piensen seriamente en convocar la experiencia, la constancia y el amor comprobado hacia esta tierra, nada menos que de mujeres preclaras como la Shogoshina, la Virgicha, la Cinco Lucas y hasta la Runtuca. Con ellas en el congreso, no solo se tendría asegurado un gran espectáculo, sino también el progreso y arranque de modernidad para esta ciudad centenariamente desvalida.

Pero si estos nombres no les convence, también tenemos otros, dependiendo del gusto, la fuerza arrolladora de su personalidad, la convocatoria arrasadora que poseen y hasta la ideología que profesan. Pueden llamar, por ejemplo, al Loco Huarquish, siempre atento y saludador; o al Padre Shapinco, huanuqueño ilustre, encantador de serpientes, pero eso sí, seguro cumplidor de sus promesas. Hay muchas damas que pueden atestiguar la verdad que aquí se dice.

No sería una mala idea, ahora que estamos huérfanos de buenos representantes, convocar a la erudición y la valentía de Pedro Infante, Perú Campeón, del Loco Llanqui o de Huevo Pogla. Ellos sí que sabrían hacer respetar el nombre de Huánuco. A punta de carajos, siempre en voz alta, como se debe y se bebe, arrasarían con sus verbos elocuentes en cada participación que hagan desde sus respectivos escaños. Huánuco, por fin tendría voz propia y todos en este país de zombis sabrían que en las perdidas estribaciones de los Andes Orientales, hay un pueblo valeroso llamado Huánuco. Sí señor.

Llamamos entonces a los diferentes partidos políticos, no importa que sean de centro, de derecha o de izquierda; no importa que sean conservadores, vanguardistas, liberales, populistas, mercantilistas o arribistas; no importa que sean pro o antiimperialistas, por o antiyanquis, castristas, chavistas o chinistas. Total, la ideología, nunca les ha importado. Llamamos a esos partidos para que sin pensarlo dos veces, incluyan en sus listas a Chaccha, a Cagalón o al viejo Shucuy Pedro, pues estos, por lo menos, nunca han robado algo al estado. Siempre han vivido honradamente con el sudor de su frente, ejemplos que, como es obvio, nos hace mucha falta a todos los votantes.

Por el momento, esta es nuestra humilde propuesta. Estamos seguros que cualesquiera de los nombres anotados trabajarían infinitamente mejor que aquellos abogados, ingenieros, contadores, dirigentes, politólogos, cuyos nombres estarán apareciendo en los próximos días; todos ellos acreditados con sus respectivos doctorados, postdoctorados, maestrías en muchas menciones y más cartones, aunque al final no sepan escribir bien ni siquiera un par de oraciones seguidas.

Esta propuesta la hago por el bien de Huánuco. Salvo mejor parecer o diferente proceder.

Huánuco, 26 de octubre del 2020.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *