Una nueva era

Francisco Sagasti asumió la tarde de ayer la Presidencia de la República por sucesión constitucional y ha ofrecido al Perú trabajar para devolverle a la confianza y esperanza a los peruanos que hace unos días estuvieron en las calles protestando hastiados de la clase política que actúa de espaldas a la realidad nacional.

El discurso del mandatario pidiendo perdón a nombre del Estado a la familias de los dos jóvenes asesinados por la represión policial, con homenaje a los jóvenes que se fajaron por la democracia en las calles, reconociendo las diferencias de los peruanos, planteando acciones según la realidad de los departamento, ofreciendo independencia de los organismos como Sunedu, Procuraduría e IRTP (Canal 7, Radio Nacional) y elecciones transparentes, debería significar la inauguración de una nueva era en las formas y estilos de hacer política. Ojalá así lo entiendan las otras fuerzas políticas que están en el Congreso y también las que están fuera y aspiran ser gobierno.

Ahora, le toca a Sagasti armar un equipo  ministerial que sintonice con él, porque él parece ya haber sintonizado con la población, la realidad nacional y las medidas urgentes que se requieren en medio de la emergencia sanitaria y económica.

Es necesario tener claro que este es un gobierno de transición de la dictadura de Merino a la democracia, con un plazo muy corto como para grandes transformaciones, pero suficientes para señalar el rumbo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *