Héroes del Bicentenario

Juan Carlos Espinoza Vilar
juancae10@yahoo.com

Me sumo al justo homenaje a nuestros héroes del Bicentenario representados por los jóvenes Jack Brayan Pintado  Sanchez y Jordan Inti Sotelo Camargo, que perdieron la vida y muchos otros que han quedado mal heridos y hasta inválidos  por haber salido a las calles  para protestar pacíficamente por la vacancia del Presidente de la República Sr. Martín Vizcarra, pues consideraron un abuso de poder del Congreso, que lejos de atender el clamor del pueblo, expresado por el 80 % de la población peruana a través de encuestas que se oponía a la vacancia, tomó el poder absoluto del Estado con la finalidad de lograr la liberación de un reo, defender los negocios universitarios de algunos “líderes políticos”,  proteger procesados por corrupción; entre los más evidentes.

La juventud peruana, que se ha autodenominado LA GENERACIÓN DEL BICENTENARIO, en una muestra de amor a la patria y su alto grado de civismo se autoconvocó, organizó y salió a las calles para protestar, siendo reprimida en forma brutal por la policía en la ciudad de Lima principalmente, ordenada por las autoridades designadas por el golpista. Ellos desafiaron el temor al contagio y las medidas de bioseguridad para evitar la propagación de la pandemia y demandaron la salida del golpista y no pararon hasta lograr su objetivo, que tuvo que renunciar. Algo digno de felicitar.

«Fue una espontánea expresión de civismo, amor a la patria y su democracia que creció rápidamente gracias a la tecnología de la información y la comunicación que nuestra juventud domina»

En estas manifestaciones no se ha notado la influencia de grupos radicales que quieren desestabilizar la democracia como pretendió hacer creer el Sr. Ántero Flores-Aráoz,  designado primer ministro, aprovechando un programa televisivo que apoyaba el golpe porque los conductores del mismo son declarados enemigos políticos del presidente vacado.

Fue una espontánea expresión de civismo, amor a la patria y su democracia  que creció rápidamente gracias a la tecnología de la información y la comunicación que nuestra juventud domina; y a la justicia de su causa.

Entre las razones que causaron la indignación de la población y nuestra juventud en particular podemos considerar las siguientes:

1. Conforme al ordenamiento legal el Presidente de la República solo puede ser procesado y juzgado si comete delitos al término de su mandato. Esto con la finalidad de no distraerlo de sus tareas de gobierno y con mayor razón en tiempos de emergencia sanitaria por el coronavirus y la crisis social y económica que afrontamos.

2. Esta fue la segunda vez que pretendían vacarlo por denuncias que están en las primeras instancias de investigación fiscal; la primera por supuestamente haber obstaculizado las investigaciones que realizaba el Presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso y la Fiscalía por un contrato de servicios aparentemente direccionado. Pero como se demostró por investigaciones periodísticas, el Presidente de la indicada comisión que ha sido denunciado por la Fiscalía por hechos graves tenía el interés de distraer a la opinión pública con esta investigación para no responder por las acusaciones en su contra. Además, era y es un declarado enemigo del presidente Vizcarra, a quién mandó gravar sus conversaciones, según investigaciones periodísticas que se difundieron. En la segunda, porque colaboradores que estaban investigados por corrupción durante varios años, y haber reconocido sus delitos,  se “acordaron” que habían entregado coimas al presidente Vizcarra. En este caso él manifestó que era por venganza de las empresas del Club de la Construcción, a los que había recortado sus inmensas ganancias, en beneficios del Estado mediante la aplicación correcta de la Ley de Contrataciones, algo que la población consideraba razonable, por lo que opinaba que lo investiguen al final de su mandato.

3. La causal que invocaron los golpistas fue la de “Incapacidad Moral Permanente”. En la primera oportunidad el presidente Vizcarra acudió al Tribunal Constitucional para se defina correctamente esta causal, pues no se consideraba incapaz moral ni menos permanente; la votación se dio y no alcanzó los votos para vacarlo. En la segunda oportunidad, en menos de 60 días,  la población esperaba que como en la primera no alcancen los votos; fundaba esa esperanza principalmente en razón a que líderes políticos como el Sr. César Acuña, declararon públicamente que sus respectivas bancadas votarían en contra de la vacancia; sin embargo, votaron a favor, alcanzando 105 votos y llevando al golpista al poder.

4.Muchos líderes políticos y de opinión expresaron que detrás de esta votación se escondía intereses particulares; hechos que se puso en evidencia cuando el Premier del Golpista declaró a la prensa “que las universidades cerradas por no cumplir con el licenciamiento deben tener una segunda oportunidad”; y peor aún, cuando en forma desafiante dijo “que su estudio de abogados patrocina a la Universidad Telesup”, que justamente litiga contra el Estado para conseguir la licencia que le fue negada por no reunir las condiciones mínimas.

Nuestras instituciones públicas no pueden estar al servicio de particulares; por la memoria de los Héroes de la Democracia y la lucha de nuestra juventud se debe denunciar a estos congresistas y los que resulten responsables por delitos de lesa humanidad y conspirar contra la estabilidad del Estado peruano y la tranquilidad pública en estos difíciles tiempos de pandemia y crisis social y económica.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *