Enfermera se queja de fiscal porque no pide detención para violador

Una enfermera que denunció haber sido abusada sexualmente por el sujeto que la llevaba a su casa en motocicleta manifestó su malestar porque pese a haber identificado a su agresor éste sigue libre.

La víctima relató que los hechos ocurrieron la noche del 20 de noviembre. Aquel día, el denunciado la recogió en su casa y la llevó al centro poblado de Yanag a un almuerzo en la casa de los familiares de él, con quienes departió hasta las 9 de la noche.

Dijo haberse sentido en confianza en el lugar y con quien sería luego su agresor, porque lo conoció cuando trabajaba cuidando a un familiar de este en la pandemia.

Al promediar las 9 de la noche deciden regresar a Huánuco. Él la debía trasladar en la misma motocicleta con la que le llevó a Yanag. Todo transcurría con normalidad hasta que al llegar a la altura del grifo Delta en Cayhuayna él decide bajar hacia el río.

Ella que dice haber estado mareada, se da cuenta y le indica que ese no es el camino. Él le responde que no se preocupe que la va a llevar a su casa.

Mientras avanza la moto, ella se queda dormida y cuando despierta eran las 12 de la noche aproximadamente y tenía el pantalón desabrochado y su amigo a un costado con su moto.

Ella dice haberle reclamado, pero él le respondió que no se preocupe, que comprará pastilla del día siguiente; que tiene dinero para hacerla abortar. En esa discusión ella le da una cachetada y él le muerde los labios. Ella intenta llamar a un familiar, pero él se lo impide con un golpe y la empuja haciéndola caer a la orilla del río. Dice que logró escapar del lugar y horas después puso la denuncia. A pesar que el médico legista confirmó la violación —según dice— y ella identificó a su agresor, el fiscal no ha solicitado aún su detención. «Siento que no me hacen caso, no puedo estar tranquila mientras él siga libre», se quejó con la voz quebrada.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *