La violencia a consecuencia de los trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad son fragilidades del mismo, a veces un poco evidentes, pero cuando hay sobrecargas y eventos estresantes, tanto positivos como negativos, estas fragilidades se ponen de manifiesto; por lo tanto, el entorno es muy importante en la patoplastia de los trastornos de personalidad. Con frecuencia el trastorno de la personalidad se da en situaciones vitales, positivas o negativas, que requieren un esfuerzo de adaptación y que dejan al descubierto las limitaciones del individuo.

Según la clasificación propuesta por el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) 2014; la clasifican en tres grupos, el grupo A, B y C; dentro del primer grupo encontramos a los trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico de la personalidad. Las personas con estos trastornos son excesivamente introvertidas, raras y excéntricas, por otro lado, en el grupo B encontramos los trastornos antisociales, límite, histriónico y narcisista de la personalidad; las personas con estos trastornos suelen parecer dramáticos, emotivos, inestables, emocionales e impulsivas. Los del grupo C está conformado por los trastornos de evitación, dependencia y obsesivo compulsivo de la personalidad, los sujetos con estos trastornos se caracterizan por ser excesivamente ansiosos y temerosos.

Los trastornos de la personalidad aparecen en edades jóvenes, entre los 15 y los 25 años, y se manifiesta por inestabilidad emocional, accesos de ira y conductas suicidas o autolesiones. El joven se muestra hipersensible y con una reactividad emotiva exagerada, que conduce a las crisis de ira con frecuentes agresiones verbales, rotura de objetos o autolesiones. Se dan cifras de prevalencia de los trastornos de personalidad de entre un 10 y un 20% de la población. Aproximadamente un 50% de los pacientes psiquiátricos ambulatorios tienen comorbilidad con trastornos de la personalidad que complican su evolución y contribuyen a su cronificación.

Los delincuentes sexuales en su personalidad patológica son considerados de gravedad y aunque describe sujetos dependientes que necesitan la atención y el afecto de otras personas, al ser manipulativos y volubles terminan provocando el rechazo de los demás. En la epidemiología de este trastorno se describe que los pacientes, con mucha frecuencia, provienen de familias desestructuradas en las cuales hubo alcoholismo, abuso, violaciones o separaciones traumáticas. Esto se debe a que el trastorno de su personalidad que les caracterizan son el límite y el paranoide.

Según cifras del propio Ministerio Público, cada hora se registran 3 denuncias por violación sexual. Es decir, 72 mujeres son violadas al día en el Perú, lo que al año deja la desgarradora cifra de más de 25 mil mujeres violadas, de las cuales casi el 85% son menores de edad. En la actualizad se registran 226 violaciones durante la cuarentena. Casi el 60 % de las víctimas eran menores de edad (niños, niñas o adolescentes), una proporción similar a la de los miles de casos de violación que se denuncian anualmente en Perú.

Entre esos casos conmocionó el de una niña de 11 años que fue violada por su padrastro y por el hermano de este mientras su madre había salido de la vivienda para realizar unas compras, en el populoso distrito limeño de San Juan de Lurigancho. La misma víctima lo denunció en una comisaría.

Estudiantes: Arista Mejía Katerin, Morales Pezo Yomira y Sánchez Rojas Fiorella. De la asignatura de Salud Mental, de la Facultad de Obstetricia de la UNHEVAL. Docente: Dra. Mónica Tamayo García.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *