Ínsula Barataria. Revista de literatura y cultura

Andrés Cloud

UNO: En tiempos de pandemia, crisis, caos generalizados y desmadre político motivado por la ineptitud de un grupo de parlamentarios cacasenos y de la peor calaña, la lectura es una pascana que permite aislarse y mantenerse inmune (no es lo mismo que impune) frente a los desatinos por parte de muchas de nuestras autoridades regionales y locales de turno. En tales circunstancias, qué mejor que la lectura de un buen libro o una buena revista. Y mejor todavía si se trata de un ejemplar obsequiado por personas que uno ni siquiera conoce en vivo y en directo, pero que estima y admira por su trabajo intelectual, su don de gente y su buena palabra.

Esto es precisamente lo que acaba de ocurrirnos con Ínsula Barataria. Revista de Literatura y cultura, anuario fundado, dirigido, diagramado, corregido, editado, difundido y otros ‘idos’ por académicos, escritores, poetas, docentes y estudiantes de la Escuela de Postgrado y afines de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, la decana y más antigua de América 

Al respecto y en verdad de cosas, cabe precisar queno se trata de una revista simple, común y corriente de diseño y formato convencionales, sino de un libro con abundante y heterogéneo material de lectura. O dicho de otra manera, Ínsula Barataria es un volumen pulcro, con lomo gordito, bien editado, con secciones y anexos y que, en algunas ediciones anteriores, se aproxima a las 400 páginas. Su director, el doctor Jorge Goodridge La Rosa.

DOS: La última entrega de Ínsula Barataria. Revista de literatura y cultura (Año 18, Nº 23, Lima, noviembre 2020, 380 págs.), está estructurada en seis secciones: Estudios, Rescate, Narrativa, Poesía, Poesía de Apurímac y Reseñas, más el anexo Ínsula Barataria en imágenes. En las dos primeras secciones se incluyen artículos de diferentes estudiosos de la obra literaria de los escritores César Moro, Vallejo, Gregorio Martínez, Abraham Valdelomar, Julio Ramón Ribeyro, José Diez Canseco y Carlos Eduardo Zavaleta. También estudios especializados sobre temas culturales específicos, tales como por ejemplo los titulados Los muertos van con zapatillas. La concepción de la muerte desde las crónicas hasta el discurso andino contemporáneo, así como  Cantos de carnaval en Arequipa. Estudio sobre el pucllay y el huachanaco.

«La lectura es una pascana que permite aislarse y mantenerse inmune (no es lo mismo que impune) frente a los desatinos por parte de muchas de nuestras autoridades regionales y locales de turno»

Compartimos con los lectores algunos breves fragmentos testimoniales incluidos en el primero de ellos:

“Dicen que para ir al infierno se va por un camino corto nomás. En tos caminos para ir a la gloria hay flores, plantas y cuando se llega al cielo se ve puros jóvenes. Por ejemplo, si una mujer que es vieja cree en Dios, lo alaba y se muere así de vieja, entonces ahí se vuelve joven, nunca envejece y tiene de todo”. (92).

“Mi mamá lavó el cadáver de mi papá. Lo preparó todo para ponerlo en su caja bien cambiado con su mudita de ropa limpia y ahí lo velaron en nuestra choza cuatro, cinco días. En la sierra no es como Lima que rápido nomás velan al muerto y al día siguiente ya lo están enterrando (…). Entonces hay más tiempo para llorarlo, rezarlo, contar su historia si fue bueno si fue malo. Unos campesinos bajaron un carnero, otros mataron una res, otros dieron comida y todos oraban, oraban, oraban. También comían. Hablaban y decían toda la historia de la vida de mi papá. Todas las cosas de su vida lo decían”. (85).

“Cuando muere el señor lo tapan en la mesa. Cuando le compran su ataúd lo lavan y lo cambian. Le ponen su terno y su corbata. El muerto va con zapatillas porque la zapatilla es más ágil. Corren con la zapatilla, pero cuando van con zapato no pueden correr. Ellos corren a la gloria. Su cadáver estará votado, pero su espíritu se va con toda la zapatilla. El que está con zapatos no va a poder correr”. (85). Autora de estudio: Sara Viera.        

Grata lectura. Buena información y  amena recreación.

TRES: El estudio Cantos de carnaval en Arequipa consta de dos partes. En la primera, se aborda el tema del pukllay (juego), contrapunto carnavalesco, en público y en coro, entre los bandos de la parte alta y baja (hanan / urín) del pueblo de Chuquibamba en la provincia arequipeña de Condesuyos. El careo poético-musical entre los abajeños y arribeños se particulariza por su carácter festivo y confrontacional, de marcado acento humorístico, irónico y burlesco, llegando incluso a la chanza, el insulto y la ofensa. Pero también de crítica social. En tal sentido,  la wifala y el pucllay arequipeños, están emparentados  de algún modo con el pregón y el testamento de su majestad don Calixto, aquí entre nosotros. 

“Aquí están los abajeños / wifala, wifalita! / con la frente siempre en alto / ¡wifala, wifalita! (…) A los arribeños, ¡pucllay! / vamos a cantarles / una cuantas coplas / que pueden gustarles / ¡Pucllay margarita ¡ / ¡Pucllay azucena! (…) Estos arribeños ¡pucllay! /, nos tienen envidia / porque los de abajo ¡pucllay!, / siempre estamos arriba”.

 “A los arribeños / le dicen conejos ¡pucllay!, / porque ellos tienen / cara de pendejos / ¡Pucllay margarita! / ¡Pullay azucena! (…) El señor alcalde ¡pucllay! / tira para arriba ¡pucllay! / por eso no hace ¡pucllay! / nada por abajo / ¡Pucllay margarita! / ¡Pucllay azucena!”. 

La segunda parte de Cantos de carnaval en Arequipa  es el estudia de la competencia barrial carnavalesca entre los pobladores rurales de la provincia de Camaná a través del huachanaco, género literario-musical de la familia de la copla, la vidala, el huachahualito, la cumanana. La temática predominante del huachanaco es de carácter amoroso, picaresco, irónico, reflexivo.

“Dame la mano paloma / para subir a tu nido. / Si anoche dormiste sola / ahora dormirás conmigo”;  “Calla burro no rebuznes / que te tengo que ensillar / tengo las espuelas listas / para romperte el hijar”; “Cuando el pobre está queriendo / y el rico se le atraviesa / el pobre sale pa’ fuera / rascándose la cabeza”; “De dos años de servicio / qué cosa has sacado / un pantalón todo viejo / y un capote remendado”. Su autora: Milagros Carazas.

Lectura recreativa y de ritmo fácil que aviva la imaginación y estimula la creatividad.

          ———-

P. D. 1) Por razones obvias, dejamos para otro momento un somero comentario sobre las secciones restantes de Insula Barataria  Nº 23 

2) Nuestra gratitud con la profesora y magíster en literatura Yulisa Huamán Antonio, portadora del encargo que motiva la presente nota.

Huánuco, diciembre 9 del 2020.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *