El problema central del agro regional es la baja rentabilidad y competitividad del productor agropecuario

Julia Palomino Gonzales

Por tanto, las poblaciones rurales se encuentran en una gran encrucijada; por un lado, sus productos tradicionales y servicios pierden valor en un mercado cada día más globalizado y, por otro, su base de recursos naturales se reduce para el futuro. Las causas son muchas, pero las siguientes, seguramente son las más relevantes, por estar vinculadas a las debilidades del análisis FODA, como la  baja productividad agrícola y pecuaria en el manejo deficiente de los factores técnico-productivos, la deforestación y tala de bosques,  según Devida (2007),  deficiente uso de los recursos agro productivos (suelo y agua), el territorio departamental, a pesar de su gran extensión, es escaso en tierras aptas para la agricultura; según III CENAGRO,  mínima generación de valor agregado de la producción y deficiente sistema de comercialización: existe un desconocimiento de conceptos como identificación de mercados, visión de cadena y agregación de valor. Las intervenciones no abordan el potencial de la transformación de materia prima y comercialización, están enfocados solo en la productividad, sin considerar la rentabilidad y competitividad que conllevaría a los productores a la generación de valor agregado y la diversificación de los sistemas productivos.

CANALES DE COMERCIALIZACIÓN AGROPECUARIA DEFICIENTES.

En la región Huánuco, no hay desarrollo de mercados. Existen tres mercados imperfectos: el mercado laboral, el mercado de crédito y el mercado de seguros, pues estas no se equilibran por el movimiento de los precios, como el mercado de papas. En estos 3 mercados existe exclusión, es decir, son pocas las personas que acceden a ellas. Por tanto, los pequeños agricultores con economía de subsistencia, que solo intervienen en una sola parte de la cadena productiva, tienen que enfrentar esta exclusión, sin tener una cultura empresarial. Existe gran déficit en infraestructura básica y productiva, tanto en infraestructura de soporte a la producción como carreteras, infraestructura de riego y almacenamiento; sistemas de comunicación e información, energía, así como de producción de semillas de alta calidad genética. Gran parte de la red vial rural que brinda acceso a los centros de producción, se encuentra en mal estado, agravadas con la incidencia de la topografía y los eventos climáticos. Otro problema a mencionar en esta investigación es la deteriorada cultura crediticia Según el III CENAGRO (1996), obtuvieron crédito agrícola de las diferentes fuentes de crédito solo el 4.4 %; siendo la fuente más utilizada el Fondo de Desarrollo Agrícola (FONDEAGRO) y en segundo lugar el Fondo Rotatorio. También mencionar un  escaso interés de asociatividad y débil organización de los productores: La actividad agropecuaria departamental es realizada en su gran mayoría por personas naturales, 99,5 %, siendo mínima la participación de las personas jurídicas, 0,5 % de los cuales el 0,3 % son comunidades campesinas y nativas.

LIMITADA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA AGRARIA DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS Y PRIVADAS

Así como la escasa adopción de tecnología por parte de los agricultores es otro problema a mencionar;  a todo lo mencionado, cabe destacar la escasa capacidad de respuesta del sector público agrario: Con poca o casi nula capacidad de acción frente a muchos de los problemas del agro; y, al papel que juega en el desarrollo de la pequeña agricultura. Las acciones para incrementar la eficiencia y eficacia del sector público agrario, han avanzado muy poco en el contexto actual, por cuanto los resultados de la intervención del sector público agrario regional en un período de 30 años, y a nivel nacional más de 60 años, no han contribuido en la solución del bajo nivel del desarrollo agrario y la pobreza rural. Solo cumpliendo la misión del sector agrario regional, vamos a promover el desarrollo competitivo y sostenible de la actividad agraria, en concordancia con la política nacional, regional y local, impulsando la asociatividad y el fortalecimiento de las asociaciones agraria, con enfoque de cuencas en armonía con el medio ambiente, para mejorar la calidad de vida del poblador rural. (MINAG- R-Hco).

 Los pequeños agricultores, que producen la mayoría de los alimentos que consumen la región y el país, están quebrados o preguntándose si valdrá la pena sembrar otra año más, ya que la crisis sanitaria ha dejado secuelas económicas en la agricultura de la región. Lo que se requiere es aliados estratégicos confiables, desde la siembra hasta la distribución final.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *