De nunca acabar

Usuarios de Seda Huánuco han vuelto a tener problemas con el abastecimiento de agua potable, sin que la empresa ofrezca una explicación y una acción de contingencia para resolver el problema que se agrava por la emergencia sanitaria.

Una recomendación que deben cumplir los ciudadanos en este tiempo de pandemia es el lavado frecuente de manos con agua y jabón por al menos 20 segundos (además del baño corporal y lavado de la ropa con la que estuvo en la calle) para reducir el riesgo de infectarse con el virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19 que está matando a personas todos los días en Huánuco y el mundo.

Con la toma de control de la empresa por parte de la OTASS (Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento) nada parece haber cambiado. El problema de la baja de presión y los cortes prolongados del servicio de agua potable en las llamadas zonas altas de la ciudad, persisten. La falta de comunicación con sus usuarios sobre las deficiencias, continúa. La falta de un plan de contingencia para atender este problema, prosigue. La inoperancia, parece de nunca acabar.

Frente a estas circunstancias resulta clamoroso que la Sunass siga guardando un silencio incomprensible, dejando desamparados a esos usuarios que hoy más que nunca, al igual que  los otros, necesitan contar con el servicio de agua potable para poder defenderse del nuevo coronavirus. El silencio no puede continuar.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *