Enfermera de 29 años es la víctima más joven de la covid-19 en enero y mujer de 102 años, la más longeva

La segunda ola de casos covid-19 está golpeando fuertemente al departamento de Huánuco. Cada día la cifra de víctimas mortales se eleva, a pesar de los esfuerzos que realizan los profesionales de la salud, incluso a riesgo de enfermarse ellos mismos.

Los primeros días de  diciembre del año pasado empezó la escalada de casos covid-19. Para la quincena el presidente del Cuerpo Médico, Rósulo Narciso, alertaba que ya había empezado la segunda ola de contagios con el virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19.

Y el primer mes del nuevo año cerró con 2 858 casos confirmados de coronavirus, con cerca de cuatrocientas personas luchando por sus vidas desde la cama de cuidados intermedios o uci de los hospitales de Contingencia Hermilio Valdizán Medrano, de Tingo María y de EsSalud y con la muerte de 355 personas a causa de la covid-19.

39 días es el tiempo más largo que un paciente con covid-19 estuvo hospitalizado hasta fallecer. Se trata de un varón de 77 años de edad quien fue internado en el Hospital II de EsSalud el 29 de noviembre y murió el 7 de enero.

LA MÁS JOVEN  Y EL DE MAYOR EDAD

La enfermera Denisse Sobrado Céspedes se convirtió, con sus 29 años de edad, en la víctima más joven de la covid-19 en Huánuco , de acuerdo con reportes oficiales de la Dirección Regional de Salud al 27 de enero último.

Ella ingresó al Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano el 22 de enero y falleció tres días después, causando un gran dolor entre sus familiares y el Colegio de Enfermeros a nivel nacional también expresó su pesar.

Si Denisse es la víctima más joven, doña Julia Rosa Oliveros Soto de Berrío es la de mayor edad. Ella falleció a los 102 años en el Hospital de EsSalud a poco de ingresar.

Don Julio Carhuapoma es otra víctima de mayor edad. Tras batallar siete días contra la enfermedad en el Centro de Atención Temporal de Amarilis (Complejo de Paucarbamba, falleció a sus 98 años de edad el 11 de enero, dos días después que su compañera Josefa Rojas (89) emprendiera también el viaje sin retorno desde una cama de ese mismo Centro de Atención Temporal. Los esposos Carhuapoma Rojas habían sido hospitalizados el 4 de enero.

OCHO FALLECIDOS ENTRE 30 Y 39 AÑOS DE EDAD

Semanas atrás, EsSalud confirmó que a diferencia de la primera ola, esta vez estaban llegando más adultos jóvenes con síntomas de la enfermedad covid-19.

Entre los 355 fallecidos registrados el mes de enero, ocho tenían entre 30 y 39 años de edad, de acuerdo con documentos oficiales de la Dirección Regional de Salud a los que Página3 tuvo acceso.

Todos ellos fallecieron en un establecimiento de salud, luchando en algún caso hasta 23 días por su vida.

LLEGARON A MORIR O NO LLEGARON

Otra advertencia que hicieron las autoridades desde las primeras semanas de la segunda ola de casos covid-19 es que las personas estaban llegando a los establecimientos de salud con la enfermedad bastante avanzada.

En ese sentido, tan solo en el mes de enero 36 personas llegaron a un hospital solo a morir. Apenas estuvieron algunas horas cuando los sorprendió la muerte.

Pero hay también quienes el tiempo no les alcanzó para llegar a un establecimiento de salud. En efecto, la Dirección Regional de Salud ha registrado 12 muertes domiciliarias por covid-19 en el mes de enero, incluida doña Julia Rosa.

UNA GESTANTE

Y entre los fallecidos en sus viviendas con covid-19 en el primer mes del año se encuentra una mujer gestante de 43 años. Su muerte ocurrió el 14 de enero en el altoandino distrito de Marías, provincia de Dos de Mayo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *