No hay derecho

Al deficiente servicio que está ofreciendo la empresa Seda Huánuco a sus usuarios, se suma su maltrato a sus usuarios que ayer vivieron horas de angustia por el corte intempestivo del servicio de agua potable y la falta de una información oficial y oportuna. Al promediar las 8.40 de la noche del miércoles un tractor sobreoruga cayó del vehículo en el que era transportado y fue a dar a la faja marginal del río Higueras en la zona de Yuracyacu, distrito de Quisqui. Y ante lo vivido el año pasado con la volcadura de un cisterna sobre un afluente del río Higueras que contaminó con combustible la planta de tratamiento de agua potable y obligó al corte del servicio por varios días, se activaron las alarmas y se cerró la compuerta de la planta de Seda Huánuco y se cortó el servicio de agua potable. Y aun cuando esta vez se verificó que el vehículo no cayó a una fuente de agua ni que el combustible que derramó terminó en el agua, se cumplieron los protocolos para verificar que el agua que llegue a los usuarios era apto para consumo humano. Pero mientras se realizaba ese procedimiento, la incertidumbre y angustia se apoderaba de los usuarios porque Seda Huánuco no tenía ninguna comunicación y los temores de estar otra vez sin agua potable por varios días iba creciendo y generando más preocupación por la emergencia sanitaria por la covid-19 en la que nos encontramos.

No hay derecho a este maltrato y la Sunass debería asumir un rol más protagónico frente a estas sitauciones como esta.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *