Huanuqueño representará a Perú en concurso Mundial de Pastelería

Mauricio Chocano Martel está detrás de un mostrador. Usa ropa sencilla, es amable y educado con los clientes que llegan a su pastelería en la cuadra 4 del jirón San Cristóbal. Una mujer le pregunta cómo diseñó el pastel de masa elástica con temática de princesa y él le explica emocionado como si fuera su primer trabajo. Ella está atenta sin saber que está hablando con uno de los mejores pasteleros del Perú, que representará al país en el concurso Mundial de Pastelería en octubre próximo.

Mauricio está nervioso, dice aún no creer que fue seleccionado para ir a Italia a representar al Perú en el concurso más importante de la pastelería. Concurso Nacional de Pastelería(FIDGC, por sus siglas en italiano) le informó a través de una llamada telefónica el pasado miércoles que su diseño de folclore del Perú ganó la selección en nuestro país.

Ahora prepara una nueva temática basada en la música peruana. El huanuqueño, que siempre vivió en la ciudad de Huánuco y asegura que no se irá de estas tierras, adelanta que se inspirará en Daniel Alomía Robles y el Cóndor Pasa para sorprender al jurado en tierras extranjeras.

Chocano empezó a los 16 años sus estudios de Turismo, Hotelería y Gastronomía en la Universidad de Huánuco, terminó en 5 años la carrera universitaria y luego decidió especializarse en Arte en Azúcar en Lima con la maestra Mónica Muñante, la tercera mejor pastelera del mundo, según el FIDGC.

«Mi meta era estudiar gastronomía, pero mis padres no tenían confianza aún porque es una carrera complicada», relató al decir que pese a las adversidades continuó su sueño.

Cada semana el joven viajaba a Lima para estudiar los martes con la maestra pastelera y los otros días trabajaba en Huánuco desde su casa elaborando tortas que vendía a través de redes sociales.

Confiesa que cuando empezó a estudiar creía que le iban a enseñar a mejorar la masa y el sabor de las tortas, pero se sorprendió cuando sus clases eran de escultura para construir formas que van en los diseños de los pasteles. «Quedé encantado con las esculturas, practicaba todos los días y empecé a vender mis diseños en Huánuco», dijo.

Hace dos años abrió su propio negocio con la ayuda de su madre, vende pasteles de masa elástica y otras variedades. Uno de sus clientes llegó a pagar 7 000 soles por una torta especial con temática de palacio de princesa de un metro de largo. 

En octubre del año pasado, Mauricio Chocano recibió la invitación para presentar sus diseños al Concurso Nacional de Pastelería, pues a diferencia de otras competencias aquí no hay inscripciones abiertas, sino el FIDGC Perú División debe reconocer la trayectoria y talento del pastelero para participar. Entregó su libro de trabajos donde registra los diseños que elaboró a lo largo de sus siete años en la pastelería.

«No recibí respuesta, entendí que aún me faltaba mucho y debía esforzarme más para ser seleccionado y participar en el concurso», comentó. Sin embargo, en enero de este año recibió una llamada para la segunda etapa de selección junto con otras siete mujeres pasteleras de Lima y él era el único varón y de provincia.

Cuando llegó a la final con su diseño de folclore –donde usó los personajes de la danza de la Diablada, las Manos Cruzadas y flores típicas del Perú– creyó que había alcanzado un techo en su carrera profesional, pero resultó ganador convirtiéndose en el mejor pastelero del país.

«Ahora iré a Italia a ganar por los huanuqueños, porque podemos cumplir nuestros sueños desde casa», dijo con la confianza de que su ejemplo servirá para que los jóvenes logren sus metas y lleven el nombre de Huánuco al mundo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *