Estudiantes de Medicina rechazan plan para recuperar clases en el 2022

Los alumnos de la facultad de Medicina Humana de la Universidad Hermilio Valdizán, que perdieron el año académico 2020, recuperarían sus clases todavía a partir del 2022. Así lo denunciaron en su sexta protesta demandando la virtualización de sus cursos.

Nuevamente, varios alumnos de dicha facultad levantaron su voz de protesta exigiendo su derecho a la educación. El año pasado, debido a la pandemia de la covid-19, no pudieron llevar la mayoría de sus cursos, perdiendo el año académico. Ahora, el plan de recuperación de clases empieza recién en el 2022.

«Mayormente un alumno valdizano de medicina termina la carrera entre 9 y 10 años […] pero con este retraso terminaría en 12 años», reclamó indignada Zenaida Gutiérrez, una de las alumnas perjudicadas.

«Mayormente un alumno valdizano de medicina termina la carrera entre 9 y 10 años […] pero con este retraso terminaría en 12 años»

Desde setiembre del año pasado los alumnos exigen la recuperación de las clases; pero no han tenido la repuesta esperada.

Ellos mismos elaboraron un plan de recuperación de clases que contemplaba llevar tres ciclos en un año. «Le preguntamos a la Digesu [Dirección General de Educación Superior] y nos dijo que sí se podía llevar 3 ciclos al año, pero las autoridades de la facultad no quieren», denunció otra estudiante, Sarita Osorio.

El plan de recuperación que habrían elaborado las autoridades de la facultad contempla que las clases se recuperen a partir del 2022. Es decir, también perderían el año académico 2021.

Zenaida Gutiérrez, quien fue agredida por los trabajadores de seguridad de la Unheval en la protesta anterior, contó que se había acordado entablar una mesa de trabajo con la Superintendencia Nacional de Educación (Sunedu), la Digesu y las autoridades de su facultad; pero nunca se llevó a cabo.

«Queremos que cumplan su promesa de tener una mesa de trabajo donde se evalúe el plan de los alumnos y de la facultad», reclamó

De prosperar el plan de la facultad, afectaría especialmente a los alumnos de los últimos años que empezarían su internado (práctica en los hospitales) todavía el 2023 y no en febrero de 2022, como estaba programado.

Además, precisó Gutiérrez, la facultad perdería los convenios que tiene con los hospitales para enviar a sus estudiantes a hacer sus prácticas.

Los alumnos exigen la renuncia de sus autoridades; sobre todo del decano Bernardo Dámaso. «Si no pueden cumplir con sus responsabilidades, que renuncien», exigieron.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *