SaludPol

El  reciente incidente protagonizado por el comisario de Amarilis y un contingente policial en el hospital regional Hermilio Valdizán Medrano, debe llevarnos a cuestionar la existencia de SaludPol, el Fondo de Aseguramiento en Salud creado con el Decreto Legislativo N° 1174 del 07 de diciembre del 2013, y plantea -una vez más- la necesidad de construir un solo sistema de salud y de calidad.

Qué sentido tiene que exista SaludPol si los efectivos policiales terminan atendiéndose en un hospital o centro de salud del Ministerio de Salud. Ninguno, salvo la absurda burocracia en perjuicio de la calidad de atención del efectivo policial y hacer aún más precario y atomizado el servicio de salud.

Independientemente de las acciones legales y administrativas que deberá enfrentar el referido comisario por intentar detener a trabajadores del hospital que solo hacían su trabajo,hay que advertir que en el origen de esa acción está el mal servicio que ofrece SaludPol a los policías y que los enfrenta con profesionales de salud que al igual que ellos son víctimas de la ineficiencia de SaludPol.

Si bien la pandemia de la covid-19 ha desnudado la precariedad de nuestro sistema de salud, pero no es solo para verlo; sino —principalmente— para tomar acciones para salir de esa condición precaria y empezar a construir un sistema que le garantice a sus usuarios (sin importar si es civil, policía o militar, obrero o profesional) un servicio de calidad.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *