Jóvenes voluntarios llevan alimentos a más necesitados

Cuando llegó la pandemia Leslie Mendoza Pino se preguntó ¿qué hacer? Una enfermedad desconocida estaba en las calles, en el contacto entre personas. Tenía miedo, pero sentía que no podía quedarse en casa tranquila sabiendo que miles sufrirían por falta de alimentos. Preocupada por sus hermanos, la joven abogada decidió unirse al grupo de la parroquia Virgen del Carmen que dirige el sacerdote Francis Bauman para acudir a los más necesitados.

Mendoza cuenta que asistía con frecuencia la parroquia, ubicada en el distrito de Amarilis, antes de la pandemia a rezar por su familia, pero no participaba en ningún grupo. Un día –al inicio de la cuarentena del 2020– se puso a reflexionar sobre su vida y comprendió que debía «dar de comer al hambriento». Ese día se ofreció como voluntaria para salir a repartir víveres a las personas más necesitadas pese al peligro de contraer el virus SARS-CoV-2.

Su voz es alegre cuando recuerda todos los lugares a los que llegó con alimentos con el grupo de jóvenes voluntarios de la parroquia Virgen del Carmen, pero se quiebra al recordar a las personas que no tienen qué comer en este momento.

Si quiere apoyar llame a los números 996248460 o 954085794.

«Hay madres, niños, ancianos que sufren a diario. Sobreviven por milagro de Dios, necesitan ayuda y todos somos indiferentes», dice tratando de respirar para recuperar la voz que se quebró.

Los voluntarios, conformados a la fecha por seis mujeres y dos varones, salieron por primera vez en grupo el 19 de marzo, tres días después de iniciada la cuarentena, a visitar los asentamientos humanos, las ollas comunales y a las familias más necesitadas.

Hasta el momento, estima, habrán apoyado a más de 10 mil personas. Sin embargo, es insuficiente, sentencia. Moreno invoca de los huanuqueños a realizar sus aportes de alimentos a la parroquia llamando a los números 996248460 o 954085794.

«Nosotros solo somos un puente, la generosidad y buena acción de los que están detrás trabajando en silencio», dice el sacerdote de la parroquia Virgen del Carmen, Francis Bauman.

CAMPAÑA

Los voluntarios realizarán una nueva actividad para apoyar al Centro de Rehabilitación de La Vida “Angelo Longhi”- CREVAL, que está a cargo de sor Esther López. La institución encargada de brindar servicio de fisioterapia y rehabilitación especialmente a niños con diversas patologías, requiere de fondos para continuar apoyando a los más vulnerables.

«Cualquier ayuda es bien recibida», dice Leslie Moreno que no sabe hasta cuándo durará la pandemia, pero confiesa que encontró paz sirviendo a los demás.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *