El caso Cruz

Para esta semana se ha anunciado que el Concejo Provincial de Huánuco tratará el pedido de suspender al regidor Jherson Cruz por incumplir las normas sanitarias dictadas por el Gobierno Nacional para mitigar la propagación del nuevo coronavirus.

El alcalde José Luis Villavicencio no debería dilatar la convocatoria a sesión a los regidores para que resuelvan el caso Cruz, pues cuanto más tiempo pasa aumenta la percepción de protección del controvertido concejal.

Abrumado por las evidencias, esta vez a Cruz no le quedó más que aceptar que violó las normas sanitarias y ha dicho que aceptará la sanción que le imponga el Concejo. Así las cosas, el caso debería zanjarse de una vez.

Probablemente el alcalde sienta que hay cosas más urgentes de las que preocuparse en la Municipalidad. Y, acaso, tenga razón. Pero la conducta faltosa de Cruz debe ser sancionada con rapidez y severidad.

Desde que empezó la emergencia sanitaria, Jherson optó por burlarse de todos. Con el mayor de los descaros se fotografió con cerveza en mano en un conocido local de diversión en Amarilis con un grupo de personas y una banda de músicos animando la reunión prohibida. Luego vinieron otras publicaciones en redes afirmando que fue intervenido, pero él lo negó. La última vez, hace una semana, la policía lo sorprendió y registró en una fiesta covid-19. Corresponde al Concejo imponerle la máxima sanción. Y a La Fiscalía buscar la sanción penal.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *