Johann habría sido asesinado y arrojado al río

Joven desapareció el 14 de febrero

Tras el hallazgo de un cadáver a orillas del río Huallaga, en la jurisdicción del distrito de Pillao, familiares de Johann Albornoz Nieves lo reconocieron por el tatuaje de un pie de bebe en su mano derecha. El joven de 22 años, según versión de un policía -al que la familia pide investigar- fue asesinado y arrojado al río.

El cuerpo fue recuperado el viernes 12 de marzo por policías del Escuadrón de Rescate que llegaron hasta la altura del caserío de Huanchuiro (San Pablo de Pillao) ante una información de que un cadáver se encontraba entre unas rocas, a orillas del río.

Los agentes tuvieron que descender unos 500 metros para ubicar el cuerpo que, la familia asegura, es de Johann. El cadáver desnudo y en estado de descomposición se encontraba colgado de las piernas sobre un palo de regular tamaño, lo que hace presumir que pudo haber sido lanzado con todo el palo.

Pero dos días antes, sostiene la familia, la suboficial PNP Katia Reyes Nieves, prima de Johann, recibió un audio de su colega Cristian Cajaleón indicándole el lugar donde se encontraría el cuerpo.

«…Te estaba llamando hija, me ha dicho un puntero fuerte que por ahí por Chinchao, por ahí lo han sacado y lo han botado al río. Dato seguro ya chola, más bien que lo busquen por el río mami, ya lo han sacado», habría dicho Cajaleón a su colega que al igual que él labora en la Comisaría de Rancho.

Pero Katia no habría creído esa versión y volvió a preguntar a su colega si la información era cierta, a lo que Cajaleón responde airado: «¡Carajo!, te estoy diciendo que sí. […] ya lo han sacado al chibolo y lo han botado al río. Ya está muerto hace una semana, más o menos».

Ante ese dato, los familiares dijeron haber ido al lugar pero no lo encontraron. Fue recién al día siguiente que recibieron una llamada de la Policía informándoles que hallaron el cadáver.

Una tía del joven, Francisca Nieves, manifestó que el cuerpo no estaba en estado de descomposición, pese a que desapareció hace casi un mes.

Tras escuchar los audios, los familiares están pidiendo a las autoridades investigar al policía pues creen que oculta información sobre quiénes asesinaron a Johann.   Ellos se preguntan: ¿Cómo es que este efectivo tenía conocimiento del paradero de Johann?

DESAPARICIÓN

Johann Albornoz Nieves, de 22 años, salió de su casa el 14 de febrero a festejar el Día de la Amistad junto a sus amigos. Desde ese día no se supo más de él hasta el último viernes que apareció muerto.

Sobre las causas de la muerte aún no se ha informado, recién hoy el médico legista entregará a la familia el certificado de defunción. Pero allegados a la familia manifestaron que las manos de Johann parecen haber sido quemadas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *