Santuario María Causa de Nuestra Alegría tendrá pinturas religiosas como la Capilla Sixtina

El santuario de María Causa de Nuestra Alegría en Las Pampas tendrá pinturas religiosas, al mismo estilo de la famosa Capilla Sixtina, donde los cardenales del mundo eligen al papa en Roma.

Imagen de la Virgen María Causa de Nuestra Alegría en Las Pampas con monseñor Antonio Kühnner Kühnner y el papa Juan Pablo II.

Dicho santuario empezó a eregirse en el año 1983, año en el que el narcotráfico y el terrorismo golpeaban al país y en particular Huánuco. «Yo tenía un año de sacerdote —dice Oswaldo Rodríguez Martínez, propulsor de este santuario que comenzó como ermita—, salía a los pueblos y veía muchos niños dejando la escuela para meterse en cosas negativas, a una señora que se quedaba con 4, 5 hijos porque mataron a su esposo; niños sin papá, sin mamá, a muchos niños que trabajaban en las calles y se acercaban a mi a contarme sus problemas y me sentía impotente. Entonces comencé a invocar a la Virgen como Causa de Nuestra Alegría, a pedirle que nos ayude en estos momentos difíciles y eso le decía a la gente: recen, pidan a la Virgen, ella es causa de nuestra alegría frente al dolor, frente a la tristeza, frente a esa situación que están viviendo. Ella nos va ayudar. Luego mandamos a hacer la imagen, la trajimos y como estaba encargado de [la parroquia] Cristo Rey ahí la llevamos y cuando lo vio monseñor [Antonio] Kühnner me pidió llevarlo a La Catedral para que esté junto al Señor de Burgos en el mes de octubre».

El 23 de octubre de 1983 la imagen fue llevada de Huánuco a Las Pampas, distrito de Tomaykichwa, Ambo. «Mucha gente vino, las empresas proporcionaron sus buses, otros vinieron en sus carros particulares, jóvenes en motos y bicicletas. Fue un día espectacular. Así comenzó la devoción y fue creciendo poco a poco», recuerda Oswaldo.

El sábado iniciaron el primer dibujo.

Diez años después se amplió la ermita y se hizo el santuario. Hoy ese santuario también se ha ampliado con una capilla para 700 personas.

«Con la bendición de Dios y generosidad de las personas estamos construyendo el nuevo santuario grande donde puede entrar mucha gente. Lo hemos hecho con la intención de acoger a mucha gente donde está la imagen de nuestra Madre, que la gente se sienta bien aquí, que goce del amor materno de María», indica.

En estos días difíciles que la pandemia de la covid-19 golpea a las personas, a las familias, el santuario de Las Pampas está abierto a toda hora del día. Y mucha gente ha llegado buscando hallar su paz interior.

«Ahora estamos en la ultima parte [de la construcción del santuario] es hacer las pinturas en todos los recuadros del exterior e interior. La idea es que sea como la Capilla Sixtina donde están todas las pinturas con motivos bíblicos; que sea una exposición pictórica de arte religioso», refiere Oswaldo mientras contempla los primeros trazos del primer dibujo donado por una fiel agradecida con María.

En Las Pampas, el sacerdote Oswaldo ha construido también el circuito del Vía Crucis que en estos días de cuaresma es bastante visitado, cumpliendo el protocolo de bioseguridad.

«La gente va rezando buscando encontrarnos con Dios para gozar de todo lo que nos ofrece», dice el religioso contemplando el maravilloso paisaje de Las Pampas.

Detrás de estos arcos y paredes está la ampliación del santuario.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *