Más que taparse los ojos

En medio de la crisis económica devenida de la emergencia sanitaria por la covid-19, las calles del centro de la ciudad de Huánuco se están llenando de comerciantes ambulantes, ante una pasividad municipal que preocupa.

Es cierto que muchos han perdido sus empleos en la emergencia sanitaria, que el comercio ambulatorio es una alternativa para generarse ingresos en situaciones tan difíciles como las que atravesamos. Pero también es cierto que en calles angostas como las que tenemos el comercio ambulatorio incrementa los riesgos de accidentes de tránsito, de proliferación de la delincuencia y de la peligrosa aglomeración en tiempos de la covid-19.

Y no es menos cierto que las autoridades municipales son las encargadas de administrar la ciudad, velar por el orden y procurar la solución a los problemas que en ella aparezcan.

Así las cosas, el alcalde y sus funcionarios no pueden hacerse de la vista gorda frente a la proliferación del comercio ambulatorio en las calles del centro de la ciudad y próximas a la misma municipalidad.

Tampoco se trata que mañana envíen a los serenos a enfrentarse con los ambulantes, sino que desde la municipalidad se generen estrategias para evitar que las calles se tuguricen, para que los ambulantes tengan un espacio sin obstaculizar el tránsito peatonal o vehicular. Algo más que taparse los ojos se puede hacer.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *