Acoso político contra las mujeres

 

Teresa Chara de los Rios

El 07 de abril de este año, días previos a las Elecciones Generales 2021, se publicó la Ley N° 31155 “Ley que previene y sanciona el acoso contra las mujeres en la vida política”

Si bien es una ley largamente esperada por las mujeres que están en política, ha pasado casi desapercibida por la proximidad y activismo de las elecciones. Esta ley protege a las mujeres que tengan la condición de candidatas a cargos políticos de representación por elección popular en todos los niveles nacional, regional y local, desde el momento de su confirmación como candidatas en las elecciones internas o primarias de su organización o alianza política.

La Ley tampoco se olvida de las mujeres militantes de organizaciones políticas que postulen como candidatas a cargos de dirigencia o de representación y las protege durante el ejercicio de dichos cargos. La mayoría de mujeres militantes dentro de las organizaciones políticas y que se postulan a un cargo como dirigentes dentro de éstos, sufren de acoso político en sus diversas formas por el simple hecho de postular o cuando ya han sido elegidas dentro de sus funciones como dirigentes, con el ánimo de intimidarlas o desanimarlas para que se retiren.

También la Ley se aplica para las mujeres autoridades elegidas por elección popular que ya están desempeñándose en los cargos políticos en los niveles de gobierno nacional, regional y local. Lo interesante de esta Ley es que incluye a las autoridades de comunidades campesinas, comunales, indígenas, originarios y afrodescendientes que ejercen cargos de elección desde que postulan a los mismos, quienes siempre se han sentido poco reconocidas, poco escuchadas y expuestas a más riesgos por la lejanía de sus zonas de residencia y que en algunos casos no existe presencia policial, adicional a las mafias y tráfico de terrenos que deben enfrentar por lo que las hace más vulnerables.

Una importante disposición de la Ley es que obliga a toda institución pública y organización política a establecer requisitos idóneos, necesarios y proporcionales para que permitan el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres en condiciones de igualdad. No es un privilegio para las mujeres, es simplemente que el piso debe estar parejo para una convivencia y acceso a oportunidades en igualdad de condiciones para hombres y mujeres.

Asimismo, esta Ley de acoso político incluye a las funcionarias que, por designación, desempeñan cargos políticos en funciones ejecutivas en los niveles de gobierno nacional, regional y local, desde que se emite la resolución correspondiente. Las funcionarias al tener trato directo con el público, son las más afectadas y acosadas, sin mencionar el acoso laboral y sexual, sobre todo cuando tienen la condición de contratadas.

Existen muchas formas de acoso político a las mujeres. Según el artículo 4 de la Ley 31155 lo describe:

  1. a) Evitar por cualquier medio que las mujeres asistan a actividades que impliquen el ejercicio de sus derechos políticos en igualdad de condiciones, salvo las restricciones de ley.
  2. b) Restringir el uso de la palabra impidiendo el derecho de participación política en condiciones de igualdad, según la normativa vigente.
  3. c) Limitar o negar arbitrariamente el uso de cualquier recurso o atribución inherente al cargo que ocupa impidiendo su ejercicio en condiciones de igualdad.
  4. d) Excluir, limitar o impedir el ejercicio de los derechos políticos a causa del estado de embarazo, parto, licencia por maternidad o de cualquier otra licencia justificada de acuerdo con la normativa aplicable.
  5. e) Divulgar imágenes o mensajes a través de medios de comunicación o redes sociales que transmitan y/o reproduzcan relaciones de desigualdad y discriminación contra las mujeres con el objetivo de menoscabar su imagen pública y/o limitar sus derechos políticos.
  6. f) Dar a conocer información, con fines políticos, de la vida personal y privada que carezca de interés público.

En estas elecciones generales en primera vuelta, hemos observado que los párrafos e) y f) son los que más se han incumplido. Se requiere con urgencia reglamentar y sancionar severamente el acoso político en redes sociales, la información falsa y fijar el límite que debe existir entre la vida privada y pública de toda persona.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *