Ya somos ciudadanos digitales

Teresa Chara de los Rios

Un gran reto que hemos tenido que asumir es aprender a usar las plataformas y herramientas digitales, más aún en esta época que nos ha tocado vivir por la pandemia de quedarnos en casa y cumplir con el distanciamiento social y estar conectados todo el día a internet ya sea a través de nuestro celular o de algún otro equipo, y casi sin darnos cuenta, ya somos ciudadanos digitales.

La Ciudadanía digital es la capacidad de una persona de participar como un agente activo en la sociedad digital. Todos los días vemos nuestro celular. Este aparato se ha vuelto parte de nuestra vida diaria, podemos olvidarnos de cualquier cosa, pero nunca de nuestro celular. Cuando nos roban o se nos pierde sentimos como si se perdiera gran parte de nuestra vida.

Usamos internet para comunicamos a través del correo electrónico, whatsapp, redes sociales, plataformas digitales de empleo, teletrabajo para nuestro trabajo remoto, telesalud para sacar citas en los hospitales o clínicas y hasta telemedicina para consultas médicas.

Se ha desarrollado nuestro talento digital para ingresar a la tecnología, algunas veces innato e intuitivo y otras con ayuda de familiares o amigos. Nos capacitamos y educamos gracias a la diversidad de cursos que se ofertan, algunos gratuitos y otros pagados. Nuestros hijos reciben sus clases desde los centros educativos y universidades que se han visto en la necesidad de desarrollar plataformas digitales. No hay excusa para no capacitarnos. Los Webinars en su mayoría gratuitos abordan interesantes temas y problemáticas desarrolladas por expertos.

También realizamos trámites en línea en las entidades públicas y privadas que prestan servicios digitales públicos y privados, como por ejemplo RENIEC para tramitar nuestro DNI electrónico, solicitar duplicado del DNI, cambio domiciliario y otros más, sin necesidad de acercarnos, solo para   recoger nuestro nuevo DNI.

Otros trámites a través de las plataformas digitales son la Licencia de Conducir Digital, Historia Clínica Digital y Expediente Judicial Digital entre otros más.

La parte de entretenimiento no se queda atrás, nuestros hijos gozan de los videojuegos en línea, competencias con otros chicos que viven en el extranjero, conformando equipos digitales. Vemos la televisión por internet, películas actuales y ganadoras del Oscar, teatro y conciertos musicales en tiempo real, todo ello gracias a los medios digitales.

Pagamos nuestros impuestos, accedemos a servicios financieros y operaciones en línea a través de la banca digital. Aplicaciones de Billeteras Digitales, pagamos agua, luz y teléfono. Las municipalidades también brindan sus servicios a través de diversas plataformas digitales.

Se ha incrementado el comercio electrónico. Comprar productos o servicios en las grandes tiendas comerciales y supermercados como alimentos, útiles de aseo e higiene personal, artefactos eléctricos, más televisores, celulares y equipos de cómputo.

En cuanto a servicios los restaurantes han tenido que adaptarse sobre la marcha si querían sobrevivir y con su aliado, el servicio delivery que se coronó como los más solicitados, sin arriesgar nuestra salud y seguridad.

Las pequeñas y medianas empresas también tuvieron que adaptar sus actividades ante las nuevas necesidades de sus clientes. Sin embargo, aún hay algunas bodegas y negocios que se han resistido al cambio, pensando que pronto pasará esta crisis y todo volverá a ser como antes. De lo único que estamos seguros es que ya no habrá vuelta al pasado, los clientes ya cambiaron de gustos y preferencias, son más exigentes con la calidad de los productos y valoran más el servicio llevado a la puerta de su casa.

Sin embargo, es urgente que las instituciones desarrollen sistemas altamente seguros y confiables para evitar suplantaciones y estafas. Eso nos obliga como ciudadanos digitales a ingresar a sitios confiables y ser conscientes que cada vez que ingresamos a internet, nuestros datos están siendo visibles y utilizados. La Transformación Digital ha llegado y se quedará con nosotros y somos los ciudadanos los que tenemos que transformarnos y adaptarnos.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *