Sanción y corrección

De una forma veloz los integrantes de la asociación de productores de café Nuevo Jericó, en la provincia de Leoncio Prado, pasaron de la esperanza a la desesperanza, de la ilusión a la frustración, de la alegría a la tristeza, y todo porque el Gobierno Regional les entregó maquinarias que no funcionan para su plan de negocios de vender café procesado.

Con mucha ilusión de que el éxito está cerca, de que pronto mejorarán su situación económica, de que por fin podrán procesar sus granos de café que siembran, cultivan y cosechan en sus campos, dicha asociación postuló al Procompite del Gobierno Regional para el cofinanciamiento de su plan de negocios.

El plan de negocio para procesar su café obtuvo el cofinanciamiento requerido en maquinaria. Cuando el Gobierno Regional les entregó las máquinas una de ellas no era la tostadora de café que habían pedido, sino un horno de pan. Y las otras no funcionan por desperfectos que a nadie le interesa reparar o más aún, exigir al proveedor el cambio de máquinas.

El Consejo Regional ha pedido que se investigue e identifique a los responsables de tremendo engaño para que sean procesados administrativa y penalmente.

Pero independientemente de ese trámite, la administración de Juan Alvarado debería de inmediato asumir el caso de la asociación Nuevo Jericó y establecer los mecanismos inmediatos para que puedan procesar su café.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *